• No ha contestado a nada, pero ha dado muchas lecciones.
  • Olli Rehn advierte al Gobierno de que la "estabilidad de las cuentas públicas" está por encima de sus decisiones.
  • El comisario europeo afirma que la edad de jubilación debe retrasarse en España.
  • Sobre el rescate y su fecha de concesión, o pospuesta definitiva del mismo, asegura -chulesco- que no es un vidente.

La visita a España de Olli Rehn, comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Comisión Europea (en la imagen), para reunirse con Mariano Rajoy y el ministro de Economía, ha terminado con una rueda de prensa que parecía un remake del asedio a una nueva Numancia, escenificada sobre Luis de Guindos.

La primera fila estaba tomada por los asesores europeos, casi una docena de ellos, que han acompañado a Rehn en su visita. Junto al comisario, nuestro ministro, que escuchaba las recomendaciones de un hombre que no ha contestado con claridad a nada de lo que se le ha preguntado, pero sí se ha permitido dar lecciones y advertencias al 'protectorado'.

Rehn le ha dicho a De Guindos, delante de infinidad de periodistas tanto españoles como extranjeros, que "la estabilidad de las cuentas públicas" está por encima de sus decisiones. Y se ha permitido decirnos que hay que adecuar la edad de jubilación a la esperanza de vida real de la población española, es decir, aumentarla. Lo ha dicho al ser preguntado por la subida de éstas en los presupuestos generales del Estado presentados en el Congreso, (un 1%) y su posible revalorización en función de la inflación de noviembre.

Rehn ha señalado que nuestro sistema de pensiones debe seguir por el camino de las reformas para lograr la estabilidad, y que existen unas recomendaciones específicas por parte de Europa, como aumentar la edad de jubilación conforme a nuestra longevidad, que, dada la situación actual, amenaza con bajar algunos años si nos siguen apretando las tuercas.

"Para poder restablecer la sostenibilidad de las finanzas públicas, es inevitablemente necesario garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones. Las decisiones futuras deben tomarse de forma que esto se tenga en cuenta", ha explicado. En Finlandia, el país de donde es oriundo Olli Rehn, se jubilan desde hace poco a los 65 años, y su esperanza de vida es de 79,9. Nosotros 'vivimos', el que puede, hasta los 81,6, pero en Mónaco se supone que aguantan hasta casi los 90, y no por ello se tienen que jubilar a los 75. No ha explicado Rehn quién va a dar trabajo a nuestros parados mayores de cincuenta años para poder seguir trabajando a esas edades.

Rehn, que ha valorado positivamente el test de stress a la banca elaborado por Oliver Wyman, se ha negado a hacer una valoración de la situación catalana, ni tampoco ha querido mojarse sobre si la UE haría un hueco a Cataluña en el caso de que se independizara de España: "Es un asunto doméstico", se ha limitado a decir. También deberían  serlo las pensiones…y no lo son.

Sobre el rescate o un escenario alejado del mismo, ha dicho que no es vidente, una broma de no muy buen gusto dada la situación actual, y ha repetido en varias ocasiones al ser inquirido sobre el rescate total a la economía española, que "no existe tal petición por parte de España", aunque Bruselas está preparada para esa eventualidad si llegara a producirse. De las condicionalidades y de si ya se están negociando o no, ha evitado decir algo coherente.

Sara Olivo
[email protected]