Pese a haber colocado a su sobrina y haber favorecido a su hijo con una adjudicación

La adjudicación de Las Mañanas de La 1 a TBS, la empresa administrada por el hijo de Alberto Oliart, Pablo Oliart, hacía previsible que el presidente de RTVE presentara su dimisión. La comunicó al Gobierno el martes y la presentó ante el Consejo de Administración en la mañana del miércoles.

Sin embargo, la cadena pública insiste en que la adjudicación se produjo "porque era la oferta más barata". ¿Entonces por qué dimite? Por razones de salud. Cuando Oliart asumió la Presidencia de RTVE en 2009 tenía 81 años, pero a punto de cumplir los 83 tiene que abandonar.

Se entiende, porque han sido años muy movidos en los que Oliart ha colocado a su sobrina con un modesto sueldo, no ha logrado salvar las cuentas de la cadena, ha realizado fichajes fuera de la casa, ha externalizado favoreciendo a la zapaterista Mediapro y, finalmente, ha colocado a su propio hijo y a otros que, según el sindicato Alternativa RTVE, también deberían irse. Pero nada de esto motiva la dimisión, sino su estado de salud. Y, ojo, porque si alguien insiste en que reconozca sus errores, Oliart podría acabar diciendo que la culpa de su mala salud es de los disgustos que le han dado en estos dos años.

Mariano Tomás

[email protected]