• En el Grupo hablan de profesionalización de la gestión, una vez que se retira un todoterreno como es el actual propietario.
  • Pero lo cierto es que Villar Mir sólo se jubilará cuando se muera y que su hijo dirigirá una patrimonial, con gestores independientes.
  • Una pieza clave en todo este entramado: Abertis. Antes de retirarse, Villar-Mir padre quiere absorber Abertis, al menos como socio principal... y La Caixa como socio financiero.

La sucesión en OHL ya ha comenzado. Será una sucesión en el tiempo, porque el Juan Miguel Villar-Mir (en la imagen) sólo delegará la Presidencia en su hijo, el vicepresidente Juan Villar-Mir de Fuentes, el día en que abandone la nave y eso sólo ocurrirá por prescripción facultativa.

En la casa, a este proceso de sucesión le llaman profesionalización. Se entiende por ello que el hijo, Villar-Mir de Fuentes, no será tan ejecutivo como el padre, que ha sido la sal de todos los platos que compone el Grupo de su propiedad (y la mejor constructora española del momento, dicho sea de paso). No, Juan Miguel Villar-Mir de Fuentes dirigirá una patrimonial, poseedora de todo el grupo, y que, desde luego, marcará la estrategia de las grandes unidades, pero no estará en el día a día de la gestión. Su padre no puede no estar: se lo impide su ADN.

Además, aunque ya ha superado los 80 años, siempre ha manifestado que vivirá hasta los 102. En la City madrileña se desconoce el porqué de esta edad, precisamente ésta, pero no tiene la menor intención de jubilarse nunca.

Por tanto, más que de profesionalización, que también, habría que hablar de patrimonialización.

Pero Juan Miguel Villar-Mir, en la última etapa de su vida, tiene un objetivo, que se imbrica en todo el proceso sucesorio: absorber a Abertis. Ya es vicepresidente de la misma y su hijo consejero, en representación del 15%, pero en OHL ya hablan de llegar al 30%. Eso supondría superar a La Caixa, incluso a la alianza entre Caixabank y la familia Godia, que suman el 28%. Además, no es ningún secreto que, aunque Abertis constituye una de las dos claves del grupo industrial de Isidro Fainé -la otra es Gas Natural Fenosa- el universo Basilea castiga a las entidades bancarias y en la práctica les obliga a desinvertir en industria. Conclusión: el proyecto de Villar Mir tiene todas las trazas para convertirse en realidad: Al final, Abertis acabará en manos de OHL.

Y dentro del proceso de profesionalización, hay que reconocer que Villar Mir cuenta con la capacidad gerencial del equipo de Salvador Alemany y Paco Reynés como fuerza de gestión. Al menos en infraestructuras sin duda el equipo mejor cuajado de España en el sector.

Eulogio López

[email protected]