Mons. Jesús Sanz escribe en su última carta pastoral la responsabilidad de participar en las elecciones y alerta ante los engaños demagógicos

 

Como es tradición dentro de la Iglesia española, los pastores -obispos- escriben a sus feligreses sobre cómo debe ser la actitud del católico ante la vida política y ofrecen consejos sobre cómo dirimir el voto.

En esta ocasión ha sido el obispo de Oviedo, Mons. Jesús Sanz, quien ha escrito en su última carta pastoral aquello que siempre ha dicho la Iglesia ante unas votaciones: hay que estar alerta ante la demagogia de determinados partidos políticos, la importancia y la responsabilidad del católico en unas elecciones y a quién habría que votar, pero sin poner o quitar siglas.

Sobre lo primero ha destacado cómo la demagogia ha sido la causa de determinados problemas en los que se encuentra nuestro país. "Engañar al electorado demagógicamente tiene consecuencias tremendas a la hora de encontrar cauces de solución a los problemas. Tenemos ejemplos bien recientes, en donde la mentira irresponsable ha ahondado una crisis económica que afecta a un incontable número de personas y de familias".

En relación a lo segundo, Mons. Sanz no ha restado importancia a la participación del católico en la vida política. Es más, para el obispo de Oviedo, "es hermosa y noble la dedicación a la política cuando se entiende como un servicio real a las personas reales" y la participación en las elecciones es una responsabilidad como ciudadanos y como cristianos.

Y sobre lo tercero, reconociendo que ningún partido representa a la Iglesia, ha dejado bien claro que no se puede mostrar neutral ante programas dispares. Sin embargo, está al lado de quien respete y promueva "la dignidad del hombre", y por lo tanto los valores no negociables de los que hablaba Benedicto XVI: la vida, la familia y la educación.

Ciertamente Mons. Jesús Sanz no ha ofrecido siglas, pero eliminar aquellos partidos que no cumplen con esto es bastante sencillo, al menos en teoría.

Andrés Velázquez

[email protected]