• "Las fuerzas estadounidenses no volverán al combate en Irak, pero ayudaremos a los iraquíes a medida que luchan contra los terroristas que amenazan al pueblo iraquí, la región y los intereses estadounidenses", dijo el presidente de EEUU.
  • Las autoridades de Baquba acusan a las fuerzas gubernamentales de ejecutar a decenas de prisioneros.
  • El arzobispo caldeo de Mosul dice que la intervención armada no soluciona los problemas. 
Según dijo ayer jueves el portavoz del presidente de EEUU, Jay Carney: "Lo único que el presidente descartó es enviar tropas de nuevo para combatir en Irak, pero continúa considerando otras opciones". Así que si ayer Barack Obama (en la imagen) se pensaba cómo ayudar militarmente al Gobierno de Irak, preferentemente por aire y no por tierra, parece que ha cambiado de opinión.

Pero hoy sabemos que EEUU ha decidido enviar militares otra vez a Irak, aunque para labores de entrenamiento e inteligencia. "Estamos preparados para enviar un pequeño número de asesores militares estadounidenses, hasta 300, para evaluar cómo podemos entrenar, asesorar y apoyar a las fuerzas de seguridad iraquíes de ahora en adelante", dijo Obama en una comparecencia ante los medios en la sala de prensa de la Casa Blanca.

"Las fuerzas estadounidenses no volverán al combate en Irak, pero ayudaremos a los iraquíes a medida que luchan contra los terroristas que amenazan al pueblo iraquí, la región y los intereses estadounidenses", agregó.

Mientras, siguen los combates entre los yihadistas sunitas del Estado Islámico de Irak y el Levante (EIIL) y el Gobierno sunita de Irak.

Por su parte, en declaraciones a Fides, el arzobispo caldeo de Mosul, Amel Shamon Nona, se ha referido a las especulaciones sobre una posible intervención militar de potencias extranjeras en la difícil situación que experimenta Iraq: "Aquí en Iraq ya hemos visto muchas veces que las intervenciones de guerra y militares no resuelven nada y los problemas más tarde o más tarde, vuelven a salir de formas aún más devastadoras. Se debe encontrar un lenguaje común los instrumentos del diálogo de forma que se pueda involucrar a todos los iraquíes".

Y explicaba la situación: "En los pueblos de la llanura de Nínive, que han acogido parte de la población que ha huido de Mosul, la situación está empeorando día a día. Desde hace dos días no hay agua ni electricidad. Comienza a escasear el combustible. Y anoche una parte de Mosul fue bombardeada, causando un nuevo éxodo de población civil".

Andrés Velázquez
[email protected]