La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, nos ha dicho que ya estamos cambiando de modelo económico.

Como la oratoria no es lo suyo, debemos deducir que se refería al hecho de que ya no se construyen tantos pisos como antes, más bien ninguno. Y eso sí representa un cambio tremendo de modelo. Ahora, en lugar de tener pisos tenemos en paro a los obreros que los construían, a varios cientos de miles. Más que cambiar de modelo lo que hemos hecho es borrar el modelo anterior sólo que no hemos sabido dibujar nada en la cuartilla para sustituirlo. Lady Palpatine es un hacha.

Hombre yo creo que si de nuevo modelo hablamos lo que sería necesario es que promocionemos a autónomos, profesionales y micropymes, es decir las pequeñas agencias del país. Fiscalmente por supuesto, modificando los periodos de pagos, también, y, en general, evitando la igualdad de los desiguales (ejemplo típico, los horarios comerciales).

Al mismo tiempo, cambiando cuotas por IVA, porque el coste de la Seguridad Social para las pequeñas empresas es prohibitivo. En definitiva, primando lo pequeño sobre lo grande.

El nuevo modelo debería ir acompañado por una apuesta por la industria, que no por las finanzas ni por la construcción, incluso no por los servicios, si me apuran. Bastaba con ver a los 47 empresarios de España reunidos por ZP en Moncloa para darse cuenta de dónde están nuestras grandes empresas: entre banqueros, constructores y comerciantes componían el grueso de los presentes.

La micropyme y la industria: esa es la prioridad.

Eulogio López

[email protected]