Obama presentará una queja comercial contra China, y Pekín se compromete a proteger a los japoneses en su territorioVivimos días convulsos en el planeta tierra. A la oleada de violencia fanática por parte de los yihadistas por una película que ridiculizaba a Mahoma, se une ahora un contencioso entre China y Japón, tradicionales países rivales, por las islas Senkaku/Diaoyu, cuya soberanía reclaman Japón, China y Taiwán, en el mar de la China Oriental.

Como se recordará, la semana pasada, el Gobierno de Japón anunció la compra de tres de las cinco islas que forman el archipiélago Senkaku a su propietario privado por 2.000 millones de yenes (unos 20 millones de euros), que saldrán de los fondos reservados. La compra de esas islas no ha gustado nada a los chinos que -no sabemos si de manera espontánea o azuzados por la dictadura comunista- se lanzaron a la calle a protestar.
 
Para disimular, este lunes, el Gobierno comunista chino ha prometido que protegerá a los ciudadanos y propiedades japoneses y ha instado a los manifestantes que protestan contra Japón que lo hagan "de forma ordenada, racional y pacífica". No obstante, el portavoz del Ministerio de Exteriores chino, Hong Lei, ha subrayado que corresponde a Japón enmendar el curso que están tomando los acontecimientos...

Y mientras EEUU dice que no se meterá en caso de que el tema acabe en guerra, donde sí se mete es en los asuntos comerciales. Su presidente Barack Obama, va a presentar este lunes una queja ante la Organización Mundial del Comercio (OMC) contra China por los subsidios estatales a las empresas automovilísticas chinas, al considerar que vulneran las reglas de la competencia leal. Además, los chinos están imponiendo más de 3.000 millones de dólares (2.285 millones de euros) en impuestos a las exportaciones de la industria automovilística de Estados Unidos, cosa que a los yankis no les hace ninguna gracia.

Y, como estamos en fechas pre-electorales, Obama va a anunciarlo durante la gira que emprende hoy lunes por Ohio, estado donde la automoción genera 54.200 puestos de trabajo directos y hasta un 12,5 por ciento del empleo total. Además, Ohio es uno de los estados clave para las elecciones presidenciales que se celebrarán el próximo 6 de noviembre. De hecho, Romney ha acusado insistentemente a Obama de realizar importantes concesiones económicas y políticas a los países asiáticos, en concreto a China, atribuyendo a ello la pérdida de influencia de Estados Unidos en la región. Porque en época pre-electoral, las puñaladitas van que vuelan...

Lo dicho, andan los tiempos convulsos y lo último que nos faltaba sería una guerra China-Japón. Esperemos que las aguas se mantengan en su cauce...

José Ángel Gutiérrez
[email protected]