• La Comisión Europea quiere acabar cuanto antes con el saneamiento bancario español.
  • Y los bancos que compiten con los fondos, sobre todo el BBVA, inauguran el juego sucio: campaña anti-Castellano.
  • Y Guindos se resiste a lanzar la nueva normativa sobre créditos fiscales, que es lo que interesa a las grandes entidades.

El comisario Europeo Joaquín Almunia (en la imagen), que lidera el rescate bancario español, ha aprovechado su viaje a Estados Unidos para dejar claro que la Troika no tiene ningún inconveniente en que cinco fondos norteamericanos, con Guggenheim como coordinador, se hagan con la mayoría del capital de Novagalicia Banco (NCG Banco).

El asunto ha preocupado tanto a los bancos españoles, especialmente al BBVA, que lucha por hacerse con NCG Banco (no les interesa la entidad sino los 4.500  millones de euros en créditos fiscales que esperan obtener) que incluso ha comenzado el juego sucio, en forma de campaña, filtrada a los medios, sobre la capacidad personal de José María Castellano para seguir adelante con el proyecto. Lo cierto es que si gana los fondos, Castellano seguirá con el proyecto.

En el otro lado, el ministro de Economía. Luis de Guindos, enfrentado al presidente del BBVA, Francisco González, que ha pedido la cabeza de Guindos a Rajoy, está empeñado en sacar adelante la subasta de NCG Banco antes de la nueva normativa sorbe créditos fiscales.

En este escenario la declaración pro-fondos de Joaquín Almunia puede ser decisiva en la postura final del FROB que preside, no lo olvidemos, el subgobernador del Banco de España, Fernando Restoy.

Eulogio López

[email protected]