• Cuando vio inevitable la fusión de la entidad que presidía -Caixanova- con Caixa Galicia, cambió los contratos para que cobraran todo el sueldo mensualmente.
  • Gayoso cobra una jubilación de 620.000 euros anuales. Todo esto por dirigir una entidad al borde de la quiebra que fue nacionalizada por el Gobierno.
  • El Estado tuvo que inyectar 2.600 millones de euros… y lo que queda.
  • En estos momentos, Gayoso y otros directivos declaran en la Audiencia Nacional.
  • Mientras, los preferentistas gallegos no dejan de manifestarse.

El expresidente de Caixanova, Julio Fernández Gayoso (en la imagen) tenía atados y bien atados a los directivos de la entidad. Sin ir más lejos, éstos cobraban la mitad de su sueldo mensualmente -como es habitual cobrar la nómina- y la otra mitad con un pago anual, en forma de bonus. Por cierto, Gayoso también estaba sujeto a esta disciplina.

Una consecuencia de esta práctica era que, en caso de que la entidad tuviera que abonar una indemnización a alguno de los directivos, el importe de ésta sería el resultado de la suma de todas las anualidades hasta que el directivo cumpliera 65 años, es decir, hasta que se jubilara. El pago de la indemnización se haría de una sola vez. Claro que para el cálculo de las indemnizaciones no entraban los bonus o pagos por gratificaciones.

Por eso, cuando el número uno de Caixanova vio que la fusión con la otra caja gallega, Caixa Galicia, era inevitable, decidió modificar los contratos y transformó el bonus en salario mensual, con lo que duplicó su propio sueldo y el de sus directivos. Una consecuencia de esto es que duplicó también el fondo de pensiones y las provisiones de los fondos, ya que los directivos -y el propio Gayoso-, una vez jubilados a los 65 años, cobran el 100% del sueldo.

Concretamente, y tras ser copresidente de la entidad resultante de la fusión, NCG Banco, Gayoso cobra una jubilación de 620.000 euros anuales, y todo por dirigir una entidad al borde mismo de la quiebra y que fue nacionalizada por el Gobierno, que hasta el momento ha inyectado 2.622 millones de euros.

Actualmente, tanto Gayoso como otros directivos declaran ante el juez de la Audiencia Nacional Ismael Moreno, que investiga el caso de las prejubilaciones millonarias de la entidad. Además de Gayoso, están imputados José Luis Pego, exdirector general de Caixanova, Óscar Rodríguez Estrada, Gregorio Gorriarán y Jesús García de Paredes, este último de Caixa Galicia.

Y mientras tanto, los tenedores de preferentes gallegos no dejan de manifestarse. En este sentido, NCG Banco ya ha devuelto el dinero a unas 6.000 familias, y otras 4.000 lo recibirán pronto. En total, según la entidad, hay 43.000 clientes afectados. En toda España este número está entre los 500.000 y los 700.000.

Pablo Ferrer

[email protected]