El escándalo de las indemnizaciones millonarias llega en pleno vacío de poder

 

Y Moody´s echa leña al fuego.

23 millones de euros para pagar la salida de tres directivos es mucho dinero, se mire por donde se mire. El presidente de Novacaixagalicia, José María Castellano aún no posee poderes ejecutivos. La salida se ha realizado en un periodo de interregno en el que el Banco de España toma el control de la entidad (más del 90%) a la espera de que el equipo de José María Castellano y González Bueno, se haga con el control de la gestión. El problema es que ni uno ni otro ha logrado retener a los ejecutivos anteriores y esto ha levantado el escándalo. Casi ocho millones de euros por cabeza, en una entidad al borde de la quiebra, es mucho.

Eso sí, fuentes de Novacaixagalicia han especificado a Hispanidad que José María Castellano no tendrá blindaje alguno en su nómina.

Y si la situación ya era delicada ahora resulta que la agencia Moody's ha situado la calificación de riesgos de la nueva entidad al borde del bono basura. ¿Cómo es posible que NCG Banco, que acaba de recibir le plácet del Banco de España y una inyección de 2.465 millones de euros del FROB reciba este aldabonazo de Moody's? Pregunten en Moody's, pues sus veredictos son inescrutables. Y, a veces, hasta irrazonables.

Andrés Velazquez

[email protected]