Lo dice la Agencia Bancaria Europa (EBA). Yo no, que conste. Resulta que los banqueros españoles cobran una pasta gansa con un salario medio que supera los dos millones de euros. No está mal para un sector que en parte -una pequeña parte, lo reconozco- ha tenido que ser rescatado.

Ahora pienso en esto: resulta que con tanta campaña de manipulación, la idea que tiene la gente es que eran los cajeros quienes se los llevaban crudos, mientras que los banqueros, encarnados en Emilio Botín y Francisco González, son los que cobraban menos y trabajaban mejor.

Naturalmente es lo contrario, de hecho, los cajeros sin escrúpulos colaboraron con el Gobierno Zapatero y luego con el Gobierno Rajoy para liquidar las cajas de ahorros y convertirlas en bancos... porque como banqueros cobraban más del doble que como cajeros. De hecho, aquellos cajeros que se enriquecieron fueron porque hicieron trampas. Y así, nos cargamos la mejor aportación financiera de España al bien común. Por pura coincidencia, obra de la Iglesia.  

Eulogio López

[email protected]