Según la televisión pública española RTVE, bastión socialista en el universo pepero, Marine Le Pen es una "ultraderechista", mientras que el comunista Jan-Luc Melenchon es de 'izquierdas" o, sencillamente, "progresista".

Desgraciadamente, RTVE, esto es, el discurso cultural imperante, no puede hablar de ultracatólicos porque la familia Le Pen y el Frente Nacional es derecha atea, perdón, agnóstica. O mejor, derecha pagana sin nada de cristiana. Una pena.

En cualquier caso, el comunismo se va de rositas por la historia. Los ultras de izquierda perpetraron en el siglo XX muchos más asesinatos, decenas de veces más que los ultra de derechas. Sin embargo, tras la caída del muro, se han adecuado a la democracia y dan lecciones de libertad al resto. Curioso.

Para los chicos de RTVE, que marcan lo políticamente correcto, Le Pen es un ultra, una tipa peligrosa, mientras Melenchon que dice tantas o más barbaridades que Le Pen, es un izquierdista razonable. Es más, si Hollande recoge el voto ecologista o el comunista esto no supondría ninguna avaricia de poder -¡por favor!- pero si Sarkozy recoge el repugnante voto ultra de Le Pen, entonces estaría cometiendo un acto antidemocrático y lamentable.

He dicho.

Eulogio López

[email protected]