• Si los tribunales exigen a la Comunidad el reingreso de los afectados por el ERE, al declarar nulo el despido de 925 trabajadores, se procedería al cierre de la cadena.
  • Ignacio González considera que no es viable esa solución.
  • Está dispuesto a pagar la máxima indemnización, 45 días por año, por no mantener una plantilla inflada, pero no a readmitirlos.  

Ignacio González (en la imagen) está meditando seriamente la posibilidad de cerrar Telemadrid. No se trata de un farol. La televisión pública madrileña podría seguir los mismos pasos que la ERT, la televisión pública griega,

Si la justicia diera la razón a los sindicatos que pretenden que el despido sea declarado nulo, es decir, si dictaminara que Telemadrid tuviera que admitir a 925 trabajadores y a pagar los salarios de tramitación que no perciben desde enero del 2013, Ignacio González cerraría la persiana.

Como se recordará, el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, en abril de 2013, declaró improcedente el ERE de la empresa, lo que se traducía en dos opciones para los directivos de la televisión pública madrileña: o se indemnizaba a los trabajadores con 45 días por año trabajado o se los readmitía. 

Y es que cuando despidió a los 925 trabajadores de una plantilla total de 1.161, la Comunidad de Madrid pretendía acogerse a la reforma laboral, es decir, una indemnización de 20 días por año trabajado con un máximo de doce mensualidades. Sin embargo, la sentencia del TSJM, no encontró fundamentos legales para ello. Consideró el despido "desproporcionado y no ajustado a derecho" ya que, "una situación económica negativa, cualquier y por sí misma no basta para justificar los despidos de 925 trabajadores de una plantilla total de 1.161".

El descenso de ingresos según justificaba dicha sentencia no servía de argumento para acogerse a la reforma laboral ya que "una reducción del presupuesto, que es insuficiente y congénito a un servicio público no justifica por sí el despido colectivo". La reducción presupuestaria de Telemadrid, señalaba el fallo, "no constituye una causa de extinción de despido colectivo para así eludir las consecuencias legales que de dicha decisión se derivan".

Ignacio González acató el fallo, pero en un principio, y mostró su disposición a pagar los 45 días por año trabajado, pero después El Ente, Telemadrid y Onda Madrid, las tres empresas que acometieron los despidos, han recurrido la sentencia ante el Tribunal Supremo.

Lo mismo han hecho los sindicatos, CCOO, UGT y CGT, que no niegan que algunos de los despedidos hubieran preferido cobrar los 45 días por año que no pueden cobrar al haberse paralizado el proceso con los recursos, pero según fuentes de UGT "la inmensa mayoría de los trabajadores quieren recuperar sus puestos de trabajo, y así lo votaron en asamblea".

La Comunidad de Madrid no ve factible que eso ocurra. Se considera que sacar adelante a la empresa o externalizar su gestión, como ha anunciado Ignacio González que le gustaría hacer, sería inviable con una plantilla tan inflada.

Los sindicatos no lo creen así. Cristina Alonso, secretaria sectorial de FES-UGT, considera "descabellada la idea de cerrar Telemadrid, no queremos ni si quiera valorar esa posibilidad. Ya amenazó con hacerlo antes de que saliera la sentencia, que en cierto modo dio la razón a los sindicatos al considerar improcedentes los despidos. Se trata sólo de una amenaza".

Sara Olivo
[email protected]