Un centro médico, especializado en el tratamiento del cáncer, ha lanzado una campaña de publicidad bajo el lema "sólo tenemos un objetivo, vencer al cáncer".

Se sabe que todos los años se diagnostican unos 1,2 millones de nuevos casos de cáncer, la mitad de ellos afectan al  pulmón,  próstata, mama, colon y recto. El cáncer se puede presentar en cualquier edad, a pesar de que es más común en las personas mayores de 50 años.

Las células de nuestro cuerpo se dividen y multiplican permanentemente para sustituir a las células dañadas. Cuando esta división y crecimiento tiene lugar, de forma descontrolada, puede dar lugar a la formación de exceso de tejido, que es lo que conocemos como tumor. En la mayoría de los casos los tumores son benignos que no tienen capacidad para invadir o destruir otros órganos o tejidos, y a pesar de que pueden causar algunos problemas debido a su tamaño y ubicación, no son una amenaza para la propia existencia.

Cuando estas células además de crecer sin control sufren nuevas alteraciones y adquieren la facultad de invadir tejidos y órganos de su entorno (infiltración) y de trasladarse y proliferar en otras partes del organismo (metástasis), se denomina tumor maligno o cáncer.

Las tasas de resistencia al cáncer han mejorado. Una mayor concienciación de la población ha dado como resultado que cada vez más personas se sometan a la detección precoz del cáncer y que adopten estilos de vida más saludables para reducir sus riesgos.

En las campañas publicitarias, para lograr que los mensajes sean eficaces, éstos deben ser claros y simples. Si el público queda bien informado, puede tomar sus propias decisiones y que éstas repercutan favorablemente en su salud.

Sucedió que una información, aparentemente trivial, produjo más efecto que una campaña de publicidad destinada a la detección precoz del cáncer; en Estados Unidos la noticia del descubrimiento de sendos cánceres de mama en las esposas del presidente Ford y del vicepresidente Rockefeller, propició un aumento de esta enfermedad ya que las mujeres, alarmadas, acudieron a realizarse mamografías y así se detectaron cánceres que de otra forma no se habrían descubierto.

Clemente Ferrer

[email protected]