Según un estudio del Observatorio Europeo, en todos los países que conforman la Unión Europa, se han multiplicado por tres los canales infantiles en los últimos diez años. De los 38 canales que se mantenían a finales de los noventa se ha saltado a más de 280 que emiten en la actualidad.
En España se encuentran cuatro canales en abierto (Clan, Boing, Neos y Disney Channel) y una decena de plataformas de pago. El esplendor arribó cuando llegaron a Europa marcas como Disney, Cartoon, Nework, Nickelodeon y Boomerang.
La directora de programación de Disney en España y Portugal atribuye el "baby boom" televisivo al incremento del entretenimiento familiar y al peso que los retoños ejercen a la hora del gasto. "Los niños prescriben muchas de las decisiones de las familias. Influyen en la compra de un  coche, en el desayuno que desean tomar, el lugar donde se van a disfrutar las vacaciones familiares y en los juguetes que ambicionan para su cumpleaños o Navidad".


Entre las cadenas públicas que no se costean con las campañas de publicidad, Clan es el mejor prototipo. Para el responsable de los programas infantiles de TVE; "hay una barrera clara entre los canales públicos y privados; son los contenidos dirigidos a los niños. Las cadenas  privadas no atienden a ese perfil de público objetivo porque no deciden en las compras, pero nosotros los cuidamos y potenciamos. Los niños ven la televisión desde muy pequeños por lo que hay que ofrecer contenidos de calidad dirigidos a todas las edades, acompañándolos durante su desarrollo". Los menores de cuatro años no computan en las mediciones de audiencias, un factor que puede explicar la falta de canales para este nicho de mercado en abierto.

El gran logro de Clan ha sido la apuesta por el modelo multiplataforma. Al igual que han cambiado los hábitos en cuanto a horarios y número de canales, también ha cambiado la forma de consumir la pequeña pantalla. Los chavales no se conforman con ver el capítulo de su héroe preferido, sino que quieren volver a visionarlo, enseñárselo a sus amigos e interactuar con él. "El planteamiento  del programa de Clan ha sido un referente para otros, que están adoptando nuestro modelo de programa".

Hasta los bebés tienen su propio canal. Un matrimonio no podían dormir a su hijo, empeñado en ver el video varias veces, "entonces pensamos en la falta de programas de calidad para niños de esta edad y que no había contenidos adecuados". De madrugada, este matrimonio, ideó "BabyTV", un canal especializado en bebés de 0 a 3 años de edad, que se emite en 90 países de todo el mundo. Este programa ha zanjado las "nanas", el cuento de Caperucita Roja, así como las oraciones infantiles.

Clemente Ferrer
[email protected]