El primero quiere aprobar una serie de medidas anticonversión que impidan la predicación de cualquier religión que no sea el hinduismo; en la India, continúan los ataques contra los cristianos de Orissa

 

Dos recientes informes han sacado a la luz la difícil situación que viven los cristianos en dos países de mayoría hindú, Nepal e India.



En el primero de los estados, Nepal, se quiere aprobar una nueva Constitución con leyes anticonversión que impidan cualquier tipo de conversión o de desvío de la religión hindú. De esa manera, a quien se descubriera predicando otra religión se le podría multar e incluso condenar a cinco años de cárcel. Esta ley sería para todas las religiones minoritarias, aunque principalmente tiene en el punto de mira a los cristianos. Además, cualquier persona que abata a un bovino para utilizar o consumir su carne, una práctica prohibida por el hinduismo, podría ser condenada a la misma pena, tal y como anuncia la agencia de noticias Zenit.



También en la India los cristianos están padeciendo la persecución, aunque en este caso es claramente violenta. Ya en 2008 los ataques a los cristianos de Orissa causaron 18.000 heridos, 50.000 desplazados y centenares de muertos. Pero la persecución sigue. Varios pastores protestantes han aparecido asesinados, aunque la policía siempre ha cerrado los casos alegando accidentes, pero no son pocos los líderes hindúes que alientan a matar a los líderes cristianos de las comunidades.



Andrés Velázquez

[email protected]