La prensa oficial del régimen insta a su país a desafiar a Japón por el control de este enclave estratégico

-La presión a Japón supondría un conflicto entre Washington y Pekín, ya que en dichas islas se sitúan numerosas bases militares estadounidenses.

En los últimos años, China está buscando incrementar su influencia en el continente asiático, lo que le ha llevado a tener numerosos conflictos con algunos de sus países vecinos, sobre todo por el control del llamado Mar de China, en el que no sólo China reclama su soberanía, sino también otras naciones como Indonesia, Filipinas, Vietnam o Malasia. No obstante, en este caso la disputa no es por el control del Mar de China, sino que se trata de un enfrentamiento con el histórico enemigo de China: Japón.

En este sentido, tal y como informa la prensa internacional, diversos medios de comunicación del Gobierno chino -de corte ultranacionalista- entre los que destaca el diario Global Times, han presionado al Gobierno comunista para que lance un desafío a Japón por el control de las Islas Okinawa. En estas estratégicas islas, situadas entre la costa sur de Japón y Taiwán, tuvo lugar durante la Segunda Guerra Mundial la Batalla de Okinawa, que enfrentó a Estados Unidos y al Imperio japonés, entre abril y junio de 1945, con derrota nipona.

Lo más curioso es que este enclave nunca perteneció a China, ya que fue un Estado independiente hasta su conquista por Japón en 1609, lo que parece indicar que la campaña emprendida por los medios de comunicación del 'gigante asiático' no es sino un intento de China de enseñar los dientes a las potencias mundiales y, que puede suponer el nacimiento del 'imperialismo chino', ahora que el país ha logrado la primacía económica en el continente asiático y amenaza con arrebatarle el liderazgo a nivel mundial a Estados Unidos.

No obstante, lo más delicado de la situación es que Okinawa, es uno de los lugares con mayor presencia de Estados Unidos en la región, ya que la primera potencia mundial cuenta con numerosas bases militares allí -la mayoría instaladas en los últimos meses de la 'Gran Guerra'-, lo que podría dar lugar a un conflicto entre Estados Unidos y China, algo que sin duda alguna podría tener graves consecuencias en el panorama internacional.

Gabriel López

[email protected]