El índice de fecundidad de España (1,36 en 2011) está lejos de la media europea (1,56) y del nivel de reemplazo generacional (2,1)El Instituto de Política Familiar (IPF) ha puesto de relieve este jueves que "la crisis económica está haciendo caer la leve recuperación de la fecundidad en España. Desde  2008, la natalidad ha caído vertiginosamente y está anulando el leve repunte que estábamos teniendo". La fecundidad es tan baja e insuficiente en España que se necesitan 280.000 nacimientos más al año para asegurar el nivel de reemplazo generacional, según la entidad.

España, con un índice de fecundidad de 1,36 (2011), está en el vagón de cola de Europa. No solo está muy alejado de la media europea (1,57) y del nivel de reemplazo generacional (2,1) sino que ocupa uno los últimos lugares de la Unión Europea, en concreto, la séptima posición por la cola. Y si no fuera por la aportación de la natalidad de las madres extranjeras (1,56 en el 2011), España tendría un índice de fecundidad de 1,32 y siendo superado tan solo por Polonia (1,30), Rumanía (1,25) y Hungría (1,23) que tendrían un índice de fecundidad peor que el español, afirma el IPF.

"España se encuentra en el furgón de cola de la natalidad de la Unión Europea (UE-27). Hemos perdido convergencia con nuestros socios comunitarios y eso significa pérdida de prosperidad, de crecimiento económico y sobre todo de futuro", ha señalado Eduardo Hertfelder -presidente del Instituto de Política Familiar (IPF)-.

Por otra parte, el IPF pone de manifiesto que Murcia (1,54), Cataluña (1,50) y Navarra (1,48) son las comunidades con mayor índice de fecundidad. Por el contrario, Canarias (1,05), Asturias (1,05), Galicia (1,07) y Castilla y León (1,18) son las comunidades con menor índice de fecundidad. La fecundidad en estas cuatro autonomías están por debajo de todos los países de la UE-27.

Además, se constata la relación entre políticas de apoyo a la familia e índice de fecundidad elevados: la política de apoyo a la familia y a la natalidad desarrollada por países como Francia y Reino Unido ha
conseguido que sus índices de fecundidad alcancen el nivel de reemplazo generacional.

Andrés Velázquez
[email protected]