Saba: a la segregación le llaman Duplo. Eso sí, Salvador Alemany asegura que no habrá más segregaciones y que la empresa seguirá creciendo. Pero ahora tiene un nuevo socio financiero: Goldman Sachs. En definitiva, Abertis se apalanca. La compañía crítica el modelo Blanco para la privatización de AENA

Jorge Moragas es hoy la estrella emergente del PP. Es el jefe de Gabinete de Mariano Rajoy, responsable de imagen y de estrategia en el aparato del partido, y su opinión es más escuchada ahora por el líder que la de Cospedal, Soraya, González Pons, Javier Arenas o Ana Mato.

 

Y entre los asuntos pendientes tienen el del retrato robot de la figura clave del previsible futuro Gobierno del PP. El vicepresidente económico. A ver: se busca un empresario, no un político, lo menos ligado al Aznarismo, alguien proveniente de la economía real. Pablo Isla ha sido 'retenido' por Amancio Ortega en Inditex por 13,5 millones de razones, que es lo que valen las acciones de Inditex que Ortega le ha regalado a Isla. Luis de Guindos se considera que tuvo demasiada carrera política y demasiado próximo a Aznar y Rato. Pero, ¿Qué me dicen de Salvador Alemany? Una cabeza económica privilegiada, toda la experiencia empresarial del mundo y, encima, catalán, nacionalista catalán y presidente del Consejo económico asesor de presidente de la Generalitat de Artur Mas. Sería el mejor acercamiento a CiU,  ya que la mayoría absoluta todavía no está clara.

Lo dicho. Abertis ha celebrado en Barcelona -martes 21-, su Junta General de Accionistas correspondiente al ejercicio 2010. Es la Junta que certifica la segregación o fisión de la nueva Saba Infraestruturas, que agrupa los aparcamientos y los parques logísticos de Abertis.

¿Por qué se ha hecho? Pues aquí comienza la copla, o tendencia por la que los directivos se ven obligados a hacer de la necesidad, virtud. Además, hay que tener en cuenta lo distintos que son el presidente de Abertis, Salvador Alemany, y su CEO, Francisco Reynes. Ambos tipos muy inteligentes pero el primero es un industrial y el segundo tiene mentalidad de banquero de inversión. El uno piensa en producir, el otro en comprar y vender. ¿Son buenos los dos? Buenísimos, cada uno en lo suyo.

Pero lo explica Alemany, a tenor de una pregunta de Hispanidad sobre si va a haber más segregaciones después de Saba o más ventas después de Atlantia. ¿Y por qué se ha fusionado? Pues porque el señor Florentino Pérez quería liquidez para proseguir su batalla contra Iberdrola y porque el fondo de capital-riesgo CVC quería liquidez… porque CVC es fondo de capital riesgo, esto es, un instrumento especulativo.

Alemany en resumen, quiere dejar claro que su Abertis no es una empresa en regresión, sino todo lo contrario: 

Ojo al dato: "Esta compañía tiene 40 años de historia. La empresa siempre tiene que estar pensando en cómo afrontar el futuro. Hace 5 años veíamos  más futuro en las sinergias que en foco (focalización en los segmentos más rentables). Pero el mercado financiero ha variado y nos ha parecido que esta es una buena fórmula de focalizar los esfuerzos financieros en dos bloques porque tampoco es momento para ampliaciones de capital. Hoy anunciamos una operación de expansión (la de Puerto Rico), no estamos en proceso de reducción sino de expansión".

Respeto a los resultados, Abertis mantiene un nivel de generación  de recursos más que aceptable, ahora bien, el problema empieza a ser de apalancamiento. Se ha repartido un dividendo extraordinario con cargo a la plusvalía de Atlantia para apuntalar la fisión de Saba… y para contentar a Pérez y a CVC, que querían dinero fresco. Pero con tanto proyecto en el exterior, probablemente no resulte la decisión más acertada. Y ojo, porque este apalancamiento podría dispararse si prospera la alianza con Goldman Sachs: cuando un industrial hace negocios con un financiero, el industrial lleva las de perder, porque el financiero no tiene paciencia.

En cualquier caso, ¿para qué esta segregación que lleva al absurdo de que antes fuera La Caixa quien controlara con un 39% la totalidad de Abertis, y ahora controle, probablemente con la misma cantidad, entre acciones propias y asociadas, Abertis Infraestructuras y su segregada, Saba Infraestructuras, a un tiempo. ¿Para qué este gasto en notarios? Naturalmente para que la operación resultara rentable ha habido que ofrecer un dividendo extraordinario procedente de las plusvalías de Atlantia, justo cuando se abordaban nuevos proyectos de inversión.

Por cierto, Abertis aspira a hacerse con la gestión de los aeropuertos de Madrid y Barcelona, dentro del caótico proceso privatizador de AENA del ministro José Blanco. La verdad es que todos los postores, y Abertis el primero, están ligeramente cabreados con el caso de Fomento, que no aclara ni el ritmo ni el fondo ni la forma de la privatización.

A ver si se aclaran.

Eulogio López

[email protected]