• Tres de ellos pagaron al fisco antes de la amnistía 11,3 millones de euros.
  • El PSOE sigue exigiendo la dimisión del ministro de Hacienda por "pactar la impunidad".
  • Montoro, en cambio, ha exigido a Soraya Rodríguez que le pida perdón si tiene dignidad.
  • "La posición de los socialistas es que me vaya aunque no haya hecho nada", afirma el ministro.

Para el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro (en la imagen), la amnistía fiscal y la trama Gürtel pueden llegar a convertirse en la peor de sus pesadillas. Sin ninguna necesidad ya negó por activa y por pasiva que Bárcenas se hubiese acogido a ella. Cuando después se demostró  que el ex tesorero del PP había utilizado una empresa interpuesta para regularizar 10 millones de euros, el PSOE pidió su dimisión.  

Este miércoles el ministro de Hacienda ha declarado en el Congreso que tan sólo uno de los 21 imputados en la trama Gürtel se acogió al proceso extraordinario de regularización fiscal, pero por una cuantía inferior a 3.500 euros.

Otros siete presentaron declaración complementaria. Según el ministro todos regularizaron antes de la amnistía fiscal mediante varias decenas de declaraciones complementarias, salvo dos de ellos. Uno que regularizó en julio de 2012 cuatro ejercicios de IRPF por un importe inferior a 5.000 euros y otro que regularizó dos ejercicios del Impuesto de Sociedades en 2010 y en octubre de 2012.

Con lo fácil que hubiera sido decir que cinco regularizaron antes de que entrara el PP en el poder, y dos después de que Rajoy fuera presidente.

Según se ha publicado, los cinco que regularizaron antes de la llegada al Gobierno del PP pagaron un total de 11,3 millones de euros. Uno de ellos pagó al fisco entre 2010 y 2011 un total de 7.503.058,9 euros después de haber realizado varias declaraciones complementarias por la vía ordinaria.

Montoro ha exigido al PSOE que se disculpe, porque del "del gran número de personas físicas y jurídicas" que están imputadas en la trama Gürtel, sólo uno se ha acogido a la declaración tributaria especial.  Ha dicho a Soraya Rodríguez: "Suba y pida perdón. Recupere la dignidad de la política, inténtelo. Se puede ejercer esta profesión de la política con dignidad, integridad y honestidad".

La portavoz socialista en el Congreso de los Diputados no ha quedado satisfecha:  "sobre usted pende la grave sospecha de haber ido pactando la impunidad, por eso debe dimitir". Montoro ha concluido: "La posición de los socialistas es que me vaya aunque no haya hecho nada".

Andrés Velázquez
[email protected]