• Sorpresa histórica: el Círculo de Empresarios se convierte en defensor del secesionismo económico catálán.
  • Doña Mónica propone incluso abrir el melón constitucional en estos tiempos de "tensiones disgregacionistas".
  • Propone la disminución del número de funcionarios y la bajada de sus sueldos.
  • Creen que hay que adaptarlos a las condiciones de mercado.  
  • Según el Círculo de Empresarios no es deseable pedir el rescate.
  • No son partidarios de revalorizar ni actualizar las pensiones porque"no toca".
  • En el Círculo creen que es mejor ejercer las reformas de motu proprio, sin presiones de Europa.

Mónica Oriol, presidenta del Círculo de Empresarios (en la imagen), ha echado un capote en toda regla a las aspiraciones de Artur Mas. Y lo ha hecho en la presentación del documento que recoge el análisis y las conclusiones y recomendaciones del Círculo relativas a los Presupuestos Generales del Estado para 2013.

Según Mónica Oriol, perteneciente a la importante familia de empresarios vascos del mismo apellido -es bisnieta del fundador del Talgo- en estos momentos de tensiones "disgregacionistas" no hay que tener miedo a abrir el melón constitucional si es preciso, y hay que "abordar el pacto fiscal y ponerlo en una mesa con plazos y fechas".

No hacerlo agravaría la situación, señala la presidenta del Círculo de Empresarios, quien ha manifestado que después de 30 años hay que ir adaptándose a la realidad, que ha cambiado desde entonces. Oriol ha puesto en tela de juicio "el sistema de reparto de las regiones más ricas a las menos ricas para contribuir al crecimiento sostenible de estas últimas". Según la presidenta del Círculo de Empresarios, "la brecha entre unas Comunidades y otras no sólo no se ha roto, sino que se ha agrandado".

Ha incurrido en una contradicción.  Para dar más dinero a Cataluña no es imprescindible una reforma de la Constitución. ¿Se refería al referéndum del que habla Artur Mas? No ha querido precisarlo, y a preguntas de Hispanidad, la presidenta del Círculo de Empresarios ha señalado que hay que reformar el Senado y muchas más cosas. También ha añadido que por el hecho de haber nacido en la Transición y por haber facilitado el proceso democrático, la "Constitución no es sacrosanta". En su opinión hay que perder el miedo a tocarla. Al ser interrogada si era partidaria de un federalismo fiscal, ha señalado que este no era el momento para hablar de ello.

Según el Círculo de Empresarios no es deseable pedir el rescate, y es mejor hacer las reformas de motu proprio antes de que nos las impongan.  Manuel Pérez-Sala, presidente del Comité de Presupuestos, ha indicado que no es conveniente ni revalorizar ni actualizar las pensiones este año porque "no toca".

Habrá que esperar más adelante, porque lo importante es frenar el crecimiento de la deuda pública para ganar credibilidad. Hay que reformar las pensiones, alargando la edad de jubilación, modificar las condiciones de acceso a las prestaciones de desempleo, vinculándolas a la aceptación o no de ofertas de trabajo, y revisar a la baja la remuneración de los empleados públicos para adaptarlas a las condiciones de mercado, amén de reducir su número mediante la eliminación de administraciones públicas que sobran, entre otros motivos, porque sus funciones se solapan.

El Estudio del Círculo de  Empresarios ha señalado que hay que frenar el crecimiento de la deuda pública para ganar la credibilidad, pero en su opinión el ajuste no puede seguir llevándose a cabo por la vía de los ingresos, sino por la de los gastos. Se muestran partidarios de bajar las cotizaciones sociales para estimular la creación de empleo, así como evitar los trámites burocráticos y las dificultades que impiden a las empresas convertirse en formales, es decir, salir de la economía sumergida. "La formalidad es muy cara", ha dicho Mónica Oriol, y la mayoría de los empresarios que están en la economía sumergida, ha afirmado no lo están porque les guste. El Círculo de Empresarios postula la lucha contra el fraude en la percepción de prestaciones de desempleo y se muestra en contra de las subidas fiscales porque perjudican a la economía.

Sara Olivo
[email protected]