El presidente de Sacyr está pagando con los dividendos de Repsol los intereses de la deuda, pero ahora vence el principal

"Vamos a empezar esta ruedita de prensa" decía Luis del Rivero este martes justo antes de iniciar su comparecencia ante los medios. El diminutivo no era simplemente una forma coloquial de hablar a juzgar por la escasa información que ofreció a continuación. Por ejemplo, cuando se le preguntó si en el consejo de Sacyr alguien había planteado la venta de acciones de Repsol para hacer frente a la deuda. Fue la primera vez, pero no la última, que Del Rivero se escudó en el secreto sobre los temas que se tratan en el consejo de administración. A continuación, el presidente de SyV realizó una encendida defensa de su presencia en Repsol.

Lo cierto es que, como adelantó Hispanidad este miércoles, en el consejo de SyV sí están pidiendo la venta de repsoles. Abelló y Carceller piensan que la venta de la totalidad o parte de las acciones ayudaría a pagar la deuda de 4.972 millones de euros. En todo caso, Luis del Rivero se muestra tranquilo porque "la deuda se paga sola". Se referirá, naturalmente, a los intereses, pero no así al principal. Pero en el tercer o cuarto trimestre de este año Sacyr estudiará la prórroga de un año a la que le da derecho su contrato y la compañía tendrá que ver la situación del mercado. Pese a que las dificultades impedirán a algunos bancos estar en la financiación, el presidente de Sacyr no ve problema porque hay "muchos bancos ansiosos de entrar en el crédito". De lo que está seguro del Rivero es de que el Santander tendrá "una participación más importante de la que actualmente tiene". Y no va más allá porque ante la pregunta sobre cómo será esa participación del Rivero se hace el misterioso: "No diría nada si no hubiera motivos". Una afirmación semejante ha provocado una subida superior al 7% en bolsa y ha obligado a SyV a enviar un hecho relevante a la CNMV aclarando que están iniciando las negociaciones y esperan llegar a buen puerto.

El fondo de toda esta pelea a cuenta de la refinanciación es que Abelló y Carceller están preocupados por la deuda de Sacyr, mientras del Rivero quiere mantenerse en Repsol. Vendería parte de las acciones si a cambio consiguiera el apoyo para alzarse con la presidencia de la petrolera.

Rodrigo Martín

[email protected]