El Tesoro ha tenido que ofrecer hoy rentabilidades del 6% para poder financiarse a medio plazoEl tipo de interés que el Tesoro Público español está teniendo que ofrecer en las últimas subastas de deuda es desorbitado. Y todo para tener que contentar a los mercados-inversores-especuladores que aprovechan la debilidad de España para extorsionar al país y forrarse. 

Si el pasado martes, el Tesoro tuvo que ofrecer rentabilidades por encima del 5% para financiarse, hoy ese interés ha alcanzado e incluso superado esa cifra, llegando al 6%.

En concreto, ha colocado este jueves 2.219,3 millones de euros en bonos a dos, tres y cinco años y ha tenido que subir el interés respectivamente al 4,7% -desde del 2,069% anterior-; al 5,54% -desde el 4,87% anterior-, y al 6,1% -desde el 4,96% anterior-, este último, el nivel más alto desde 1996. De los 2.219 millones de euros colocados, 699,5 han correspondido a los bonos con vencimiento en 2014; 917,6 millones, a los de 2015, y 602,2 millones, a los de 2017.

La buena noticia es que, cuando se escriben estas líneas, la rentabilidad del bono español a diez años está en el 6,60% y la prima de riesgo bajaba de los 500 puntos, hasta los 498.

Y todo esto en el contexto en el que, según el diario Financial Times, Benoit Coeuré -destacado miembro del Banco Central Europeo (BCE)- ha dicho que está a favor del uso del fondo de rescate de la zona del euro para comprar en el mercado bonos de deuda pública, lo que aliviaría la "fuerte presión" que sienten países como España e Italia. Es más, ha dicho que le sorprende que ningún Gobierno haya pedido el uso del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera, el fondo de rescate de la zona del euro estimado en 440.000 millones de euros, para comprar bonos soberanos a fin de reducir los costes de endeudamiento. Coeuré dijo que "es un misterio" que los Gobiernos no hayan optado por la posibilidad de recurrir a dicho fondo.

Habrá que decirle a Coeuré que le pregunte a su jefe, un tal Draghi, que qué le parece esa idea a que se ha negado siempre a ayudar a países como España para relajar la presión de los mercados sobre la euda soberana. Todo un cachondo, este Coeuré...

Eso sí: en la reciente cumbre del G20, el primer ministro italiano, Mario Monti, planteó la posibilidad de utilizar ese mecanismo para comprar bonos -España e Italia, por ejemplo-, pero la canciller alemana, Angela Merkel, no apoyó esta idea.

Y es que doña Angela es muy solidaria, principio con el que se fundó la UE y bajo el cual su país, Alemania, fue ayudado en los duros años de su reunificación...

José Ángel Gutiérrez
[email protected]