Y en contra de lo sucedido con el lanzado recientemente por Corea del Norte, éste sí ha sido un éxitoParece como si estuviéramos en la era de los misiles de largo alcance. Hace escasos días, Corea del Norte lanzó el cohete de largo alcance Unha-3, que albergaba el satélite meteorológico 'Kwamyongsong-3', pese a las advertencias internacionales, para quienes fue una "provocación que amenaza la seguridad regional" y una violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, que prohíben expresamente a Corea del Norte desarrollar y usar tecnología nuclear y balística. Aun así, el lanzamiento fue un fracaso, pues se estrelló poco después de despegar.

Y hoy, India ha probado un misil capaz de recorrer más de 5.000 kilómetros llamado 'Agni V'. Nueva Delhi asegura que su programa de misiles de largo alcance solamente tiene una finalidad disuasoria. Y como la India es un país con armamento nuclear, el asunto no deja de tener su enjundia.

Por eso, no ha gustado nada a China, país que queda dentro del radio de acción del misil (al igual que Europa). Según el 'Global Times' -diario del Partido Comunista de China- este ha lanzado una advertencia: "India no debería sobrevalorar su fuerza" y ha criticado la actitud de Occidente: "Ha preferido obviar la indiferencia de India ante los tratados de control de misiles".

Ciertamente, esa semana la OTAN explicó que no consideraba que el lanzamiento fuera una amenaza. En la misma línea, el Departamento de Estado de Estados Unidos ha apuntado que el récord de no proliferación armamentística de India es "sólido". Todo lo contrario que las reacciones al lanzamiento del cohete de Corea del Norte.

En cualquier caso, esta especie de era de los misiles de largo alcance de países terceros no deja de ser peligrosa.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]