A la espera de lo que diga Benedicto XVI, el Congreso de las Familias, celebrado en Milán, ha tenido como protagonista al cardenal Ennio Antonelli, organizador del evento. Asegura el purpurado que no se puede permitir que el mercado venza al domingo, porque el domingo, en efecto, es el día de descanso, dedicado a Dios y a los más próximos.

También se atreve con la familia numerosa, que es la familia más natural de todas. Nuestro clérigo habla de familias con dos o más hijos: se ve que el concepto de familia numerosa esta variando hacia lo escasamente numeroso. ¡Qué le vamos a hacer!

Pero me quedo con el enfrentamiento entre familia y mercado, batalla que se libra los domingos y el resto de los días de la semana. En efecto, nada más antitético que un fenómeno que se guía por la contraprestación y una institución que se guía por el amor, es decir, por la entrega de uno mismo sin contraprestación esperable.

Eulogio López

[email protected]