La patronal bancaria AEB rectifica. Mejor, el presidente del AEB, Miguel Martín, se rectifica a sí mismo, que es una manera de decir que los periodistas no le hemos entendido.

Se queja Martín de que no le entienden y hasta de que manipulan su mensaje. Yo diría que se le entiende hasta demasiado bien. Cuando un personaje dice haber sido malinterpretado por la prensa puede tener razón, cuando lo dice demasiadas veces es la prensa quien tiene razón.

Lo del euro tiene poca importancia. Lo de Bankia algo más. Martín debe dejar de culpar a los periodistas y lo que debe hacer es ser libre, libertad de expresión, aunque se juegue el cargo. Lo demás son sofismas, sofismas políticos.

Eulogio López

[email protected]