El economista, en un estudio elaborado para FEDEA, también advierte sobre los peligros de la lucha contra el fraude en las pequeñas y medianas empresas

-Su destrucción sería negativa para la economía, ya que suponen entre el 10 y el 15% del PIB.



-Michele Boldrin estima en dos puntos de máximo lo que España podría reducir su déficit en la lucha contra el fraude fiscal.



-Recomienda al Gobierno eliminar los módulos y subir el IVA, así como bajar el IRPF.



La Fundación de Estudios de Economía Aplicada (FEDEA)  ha presentado un informe elaborado por el doctor en Economía y profesor de la Washington University in Saint Luis,  Michele Boldrin, sobre la lucha contra el fraude fiscal y los primeros efectos de la amnistía fiscal en España. Boldrin ha señalado que la lucha contra el fraude fiscal no es la panacea para acabar con los problemas presupuestarios y con el déficit. Como mucho, ha señalado, permitiría reducir en dos puntos porcentuales el déficit español.



Los intentos por hacer aflorar la economía sumergida, estimada en más de un 20%, sólo conseguirían como mucho reducir su importancia en cinco o seis puntos, lo que repercutiría en una bajada del déficit de entre 1,5 y 2 puntos a lo sumo. 



También ha señalado los peligros de la lucha contra el fraude, ya que la mayor parte del mismo procede de las empresas familiares y Pymes, que perviven gracias al fraude en cierto modo. Su destrucción sería negativa para la economía, ya que dichas empresas familiares suponen entre el 10 y el 15% del PIB.



Boldrin aporta como solución intentar redimensionar las empresas impulsando las fusiones para que puedan alcanzar un mayor tamaño mediante medidas concretas que incentiven este proceso sin que se pierdan puestos de trabajo.



También apuesta por subir el IVA y bajar los impuestos sobre el trabajo. Considera que la carga fiscal española es baja. También aboga por la eliminación del Impuesto de Sociedades y la carga fiscal a las transacciones patrimoniales porque desincentivan el mercado y son una bolsa más de fraude.



Sobre la amnistía fiscal, Boldrin ha señalado que "nunca hay que hacerlas porque te matan la reputación", aunque también ha señalado que "se justifican solo en situaciones bastante dramáticas". Como solución ofrece una dureza ejemplar a aplicar a aquellos que no cumplan, y multiplicar las penas por diez.



Sara Olivo



[email protected]