• Los militares abaten a diez secuestradores de Los Zetas en Veracruz.
  • Recientemente, el ejército mexicano detuvo a 'El Chapo' Guzmán, líder del cártel de Sinaloa.
  • Peña Nieto dice que los delincuentes más peligrosos "ya no son una amenaza", pero eso está por ver. 
Parece que en México, país hermano lastrado por la violencia de las mafias ligadas al narcotráfico, por fin el Gobierno está tomando cartas en el asunto para combatir dicha violencia. Lo último es que miembros del Ejército mexicano y policías estatales han abatido a diez secuestradores del grupo criminal de Los Zetas en el municipio de Perote (Veracruz), después de un tiroteo iniciado por los propios delincuentes.

Los hechos han tenido lugar cuando los agentes realizaban un operativo contra bandas dedicadas al secuestro, en el sitio conocido como 'El Sabinal' y el tiroteo se saldó con la muerte de nueve hombres y una mujer, de acuerdo con la información del diario mexicano 'Milenio'.

Después de esta operación, y de detenciones como la de 'El Chapo' Guzmán, líder del cártel de Sinaloa y uno de los narcotraficantes más buscados del mundo, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, ha declarado que los delincuentes más peligrosos "ya no son una amenaza" para las familias y comunidades del país. Y ha insistido en que el Ejército de México se encuentra a la altura de los desafíos de seguridad en el país.

No obstante, eso está por ver. Porque en Michoacán, los ciudadanos han tenido que organizar sus propios grupos de Autodefensa, ante la ineficacia del Gobierno y de las Fuerzas Armadas para protegerlos.

Así que, señor Peña Nieto, queda todavía mucho por hacer en México en la lucha contra el crimen organizado.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]