• España ha sido mucho más ortodoxa que Alemania en lo que llevamos de siglo.
  • Y en el cumplimiento sobre el volumen de deuda, aún peor: en doce años sólo han cumplido uno.
  • De los doce grandes del euro, España es el que ha realizado más esfuerzos, sólo superado por Finlandia y Luxemburgo.
  • Irlanda, otro gran cumplidor, ha sido 'rescatado' a mayor gloria de Berlín.

Desde los acuerdos de Maastricht, los países de la eurozona no deben sobrepasar el 3% de déficit y su volumen de deuda no debe superar el 60% de su PIB. Pues bien, desde el año 2000, España ha incumplido alguno de estos dos requisitos sólo en seis ocasiones. Alemania, en cambio, no ha cumplido alguno de ellos 18 veces.

A pesar del dato, la canciller alemana, Ángela Merkel (en la imagen), nos asfixia con el cumplimiento del déficit, exigiendo al Ejecutivo más ajustes y más recortes. Parece olvidar la canciller que Alemania no cumplió con el objetivo de déficit desde el año 2001 hasta el 2005, y que en los años 2009 y 2010 también sobrepasó el tope del 3%. Sin embargo, en todos esos años, España ha cumplido siempre hasta 2008.

Peor se presentan los datos del país germano en cuanto al volumen de su deuda. En los últimos doce años sólo ha cumplido este requisito en una ocasión, y fue en 2001. Nuestro país lo ha hecho siempre, excepto en 2010 y 2011.

Es más, de los doce países más importantes del euro, España es el más cumplidor, sólo superado por Finlandia y Luxemburgo, que siempre han cumplido estos requisitos. En cambio, en el lado opuesto, Alemania es el tercer país más incumplidor, sólo superado por Italia y Grecia. Los helenos nunca han cumplido ni con el déficit ni con el volumen de deuda.

Pero es que en esta Europa del IV Reich, Irlanda -otro gran cumplidor que sólo se ha desviado de los objetivos en 7 ocasiones desde el año 2000- ha sido 'rescatada' a mayor gloria de Berlín.

Pablo Ferrer

[email protected]