• Y encima, la canciller prusiana se ha inventado (última Cumbre) la curiosa teoría de la retroactividad. Es decir, que el rescate bancario va a hundir a la deuda española.
  • Medios italianos acusan a Rajoy de no apoyar a Monti y Hollande en su pulso con Berlín.
  • El presidente español no se atreve a librarse del abrazo del oso germano.

La canciller prusiana, Angela Merkel (en la imagen), decidió en la Cumbre Europea del jueves 18 y viernes 19), no sólo incumplir lo pactado en el Consejo Europeo de junio, sino, sencillamente, apretar más las tuercas a los países mediterráneos y, especialmente, a España.

Se inventó lo de la no retroactividad para el rescate bancario español, lo que, en roman paladino, significa que los "hasta 90.000 millones de euros", podrían quedarse en menos y lo que, en cualquier caso, abre un sinnúmero de interrogantes. Por ejemplo, ¿qué ocurre si alguno de los bancos inmersos en ampliaciones de capital para cumplir los requisitos Oliver Wyman necesitara nuevas inyecciones o nuevas nacionalizaciones? ¿Entrarían dentro del rescate o habría que hacer cuenta aparte?

En cualquier caso, Merkel, en la Cumbre Europea de la pasada semana, no sólo incumplió lo acordado en junio sobre compras de deuda soberana sino que, además, insistió en que las 'ayudas', es decir, créditos blandos a la banca española, computarían como deuda española. En otras palabras, que la 'ayuda' europea -que no alemana- a la banca española puede destrozar aún más nuestro riesgo-país. O dicho de otra forma, que el rescate bancario puede llevarnos al rescate de la deuda soberana, mucho más peligroso para los intereses españoles.

Y claro, cuando Alemania incumple lo pactado no ocurre nada; nadie se atreve a toser a Berlín. Por el contrario, cuando el IV Reich emite una orden desde Berlín, Bruselas se apresura a cumplirlo sobre Madrid. Así, en la mañana del lunes conocíamos que la Unión Europea ha decidido elevar el déficit público del Reino de España hasta el 9,4%... precisamente por las ayudas -no europeas sino del erario público español- a los bancos en crisis. Vamos, que desde Zapatero (6%) al lunes 22 de octubre, el mismo déficit público, el del pasado ejercicio, ha pasado del 6 al 9,4%, porque ha sido el que le ha parecido bien a la prusiana Merkel.

Y para que quede claro, el Bundesbank, el rey de la extorsión, insiste en que ni los fondos europeos ni el BCE deben comprar deuda. Esto por si alguien dudaba de dónde proceden los ataques a la medular española.

En definitiva: la extorsión a la que el Gobierno alemán está sometiendo al español sí tiene efecto retroactivo. Y con ello, la economía española se sitúa al mismo nivel que Grecia. Y ya sabemos lo que ocurre en Grecia.

Pero Rajoy no se atreve a romper la baraja, abducido como está por los caprichos de intereses germanos. Fuentes italianas reprochan a España haber abandonado a Mario Monti y a François Hollande en su pulso con Berlín.

Así nos va.

Eulogio López

[email protected]