• A dos meses de la reforma laboral, los banqueros optan por lo que el Gobierno menos desea: que quiebre una sola entidad.
  • Y si el Gobierno cede y dedica dinero público para sanear la banca… que no haya trato de favor.
  • Ron secunda a Botín: "Bankia es una gran entidad. No tengo la menor duda de que saldrá adelante".
  • Se resigna en cuanto a la competencia de entidades que han recibido ayudas: "Es la decisión del regulador y no nos queda más remedio".

Durante la presentación de los resultados de 2011, el presidente del Banco Popular, Ángel Ron, se ha mostrado contundente al afirmar que "lo último que necesita el sistema financiero español es el sostenimiento, a costa del contribuyente, de bancos zombies". Ron ha afirmado que existe una "sobre-bancarización del país", aunque ha matizado que estos problemas se concentran "en entidades muy expuestas a hipotecas baratas y a la financiación inmobiliaria". Ha asegurado que "poner capital en estas entidades inviables será negativo para el país y para el sector".

En otro momento de su intervención, el presidente del Popular ha pedido que no se "demonice" al sector inmobiliario, ya que, junto al turismo, es uno de los sectores más importantes de la economía española.

Ron se ha mostrado partidario de que las provisiones para cubrir posibles pérdidas derivadas de los inmuebles se hagan lo más rápidamente posible, pero sin que se pongan en peligro entidades. En este sentido, aboga por que se tengan en cuenta las características del mercado español. "Hay que evitar que se produzcan procesos de concentración excesivos que pongan en peligro la libre competencia", ha explicado.

Preguntado por si los políticos tienen la culpa de la crisis -tal y como afirmó ayer Emilio Botín- el presidente del Popular se ha mostrado mucho más cauto. Para él, no cabe una contestación simple, aunque "la decisión política de involucrar a los inversores privados en la solución de la deuda griega, trajo como consecuencia una crisis de desconfianza sin precedentes".

Ante el problema del desempleo, el presidente del Popular cree que es urgente una "amplia y profunda" reforma laboral, que debe incluir cambios significativos en la contratación y en la negociación colectiva.

En cuanto al futuro de la entidad y a posibles adquisiciones dentro del país, Ron ha recordado que ahora mismo están inmersos en el proceso de integración del Banco Pastor y que inicialmente "no vemos entidades que nos mejoren rentabilidad".

Pablo Ferrer

[email protected]