Siete nuevos colegios públicos y 4.700 nuevas plazas en escuelas públicas para el próximo año. Este es el proyecto de la Comunidad de Madrid, regida por el Partido Popular, en este caso por Ignacio González. ¡Menos mal que el PP apoya la enseñanza privada!, ya saben, la de los ricos.

Lo cierto es que, de seguir a este ritmo, la enseñanza privada terminaría con consunción.

La educación se ha convertido en el tinglado de la antigua farsa. Todos gritan a favor de la enseñanza estatal, pero lo cierto es que los padres que pueden llevan a sus hijos a uno privado. ¡Ah, les llamamos privados-concertados, porque lo de privado, que es lo bueno, suena fatal! Al público les llevan o los padres muy ideologizados y muy 'comecuras' o los que no pueden llevarles a un privado (perdón, privado-concertado).

Sin embargo, el ruido mediático de los partidarios de la escuela pública hace maravillas. Ha conseguido que la gente con sentido común esté a la defensiva y, de paso, vendernos el desastre de la escuela estatal como la última maravilla. Es la sociedad acomplejada con la que contamos. Sólo eso.

Eulogio López

[email protected]