Eso sí, el nuevo banco tendrá que funcionar sin el apoyo del Gobierno regional

 

La Asamblea de Cajastur aprobó el miércoles la fusión con Caja Extremadura y Caja Cantabria y traspasar los activos a Effibank, el banco que realizará la actividad financiera de las tres cajas. Falta ahora que la caja cántabra haga lo propio y que los trámites técnicos culminen el proceso.

Un proceso que sale adelante con la oposición de Francisco Álvarez Cascos y José Antonio Monago, quienes podrían ser en breve presidentes de Asturias y Extremadura respectivamente. Cascos había recomendado a la Asamblea el voto en contra sin demasiado éxito. En realidad, el líder de Foro Asturias quería que una fundación comandara Effibank y fuera la receptora de sus dividendos.

En todo caso, Manuel Menéndez, director general de Cajastur, se sale con la suya, pero no contará con el apoyo del Gobierno asturiano que previsiblemente presidirá Álvarez Cascos.

Rodrigo Martín

[email protected]