Contemplar a Su Majestad el Rey de España en actitud servil frente a los tiranos islámicos de Abu Dhabi y Kuwait (en la imagen) da que pensar. Que la ministra de Fomento, Ana Pastor, acuda a una entrevista con el moro con un vestido-chilaba, también. Luego viene Bahrein y Omán para terminar en Arabia y Qatar.

El Golfo Pérsico al completo. Una zona del mundo a la que, por 'amiga' de Occidente, se le permite ejercer de tiranos, desestabilizar otras zonas del mundo y recortar la libertad de los cristianos occidentales o de los musulmanes que quieren vivir con dignidad.

Sí, ya sé que se trata de obtener contratos para empresas españolas. Pero caramba, no se puede hacer oídos sordos al clamor de quienes sufren la prepotencia de estos principados.
Por ejemplo, doble contra sencillo a que ni su Majestad el Rey, ni los cuatro ministros que le acompañan, ni ninguno de los empresarios del séquito se preocupó de plantearles a los pérsicos que respeten la libertad religiosa de los cristianos, de la misma forma que Occidente protege la libertad religiosa de los islámicos.
Por decir algo, ¿podrá ir a misa un ingeniero destacado por cualquier constructora española para construir el metro de Ryad Evidentemente no, porque no hay eucaristías en Arabia. Y porque el mero hecho de tener un Biblia puede llevarte la cárcel, la tortura o la muerte. Por ejemplo.

Eulogio López

[email protected]