Espléndida crónica periodística la publicada por Religión en Libertad, acerca de las apariciones de Medjugorje. Este pueblo bosnio, convertido hoy en capital mundial de la confesión, es objeto de análisis de una comisión creada al efecto por Benedicto XVI, creada para analizar las apariciones de la Virgen. Es un órgano consultivo, ciertamente, que elaborará su informe a la Congregación para la Doctrina de la Fe. Es decir, como nos recuerda la progresía, sin embargo, el antiguo Santo Oficio, que tanto desanima a los progres, pues todavía no han encontrado en su sede los esperados potros de tortura para herejes, aunque el éxito se espera a cada instante.

Puede que la Sagrada congregación haga una declaración pública, o no, pero el hecho es que son miles las personas que creen en Medjugorje por aquello de que por sus frutos los conoceréis.

Y lo 'malo' de Medjugorje es que no se trata de comprobar unas apariciones pasadas: la Virgen se sigue apareciendo a siete videntes, hoy, 31 años después. Todo resulta muy molesto. Sobre todo para algunos.

¿Y cuál es el contenido de los mensajes de Santa María Pues se pueden resumir en una urgente llamada a la conversión. Lo cual no deja de resultar interesante, tanto por lo de conversión como por lo de urgente.

Eulogio López

[email protected]