• La compañía se reestructura hace dos años y pasa a depender de un holding en el Gran Ducado, en vez de la matriz de EEUU, a través de la sociedad Mapel Spain. 
  • El gigante norteamericano de comida rápida elude así pagar impuestos en nuestro país y se aprovecha de las ventajas fiscales de este país europeo.
  • Por ejemplo, no tributa por repatriar dividendos o cobra un canon, con el que aumenta el gasto de sus filiales, reduce así su beneficio y con ello su carga fiscal. 
  • Pero no es la única multinacional que lo hace, las tecnológicas (Amazon, Apple, Google, Microsoft, Facebook…) son grandes maestras en ingeniería fiscal e incluso la usa su competidor, Burger King. 
  • El caso de la filial francesa es similar, pero que suma una sociedad en Suiza, país con sobrada fama de paraíso fiscal.

Parece que usar la ingeniería fiscal no es una práctica exclusiva de las multinacionales tecnológicas (Amazon, Apple, Google, Microsoft, Facebook…), sino que también es ejercida por otras muchas grandes empresas. McDonald's es la última que se ha colocado bajo lupa, concretamente su filial española, que utiliza una sociedad en Luxemburgo para eludir impuestos, pero no es la única cadena de comida rápida que lo hace, también lo practica su competidor, Burger King.

De esta manera, se ha convertido en el segundo caso en unos pocos días, pues la semana pasada contamos las trampas fiscales de Facebook, que declara en España unos ingresos diez veces inferiores a los reales. Sin embargo, ahora se trata de una compañía y un país distintos, McDonald's en lugar de la famosa red social y Luxemburgo en vez de Irlanda. Pero el objetivo es el mismo: beneficiarse de las ventajas fiscales de estos países y de algún otro, como Holanda, para pagar menos impuestos. Es decir, sólo quieren ganar más y más, pero tributar la menor cuantía posible.

El primer paso que dio la filial española para disfrutar de las ventajas luxemburguesas en materia tributaria fue hacer una reestructuración societaria en 2012. Con ella pasó a depender de un holding situado en el Gran Ducado, en vez de la matriz de EEUU, por medio de una sociedad patrimonial interpuesta, Mapel Spain 2012, con sede en Madrid.

Con este movimiento evita pagar impuestos por la repatriación de dividendos, pero no sólo eso, sino que este holding podría cobrar a sus compañías participadas un canon por usar la marca o el proceso de producción -aumentando así el gasto de estas, reduciendo su beneficio y a la vez su carga fiscal en el país donde operan-.

Según informa elEconomista, en las últimas cuentas de esta sociedad, correspondiente a 2012, figura que en impuesto de sociedades pagó 20,8 millones de euros, mientras el gasto en cánones ascendió a 10,75 millones. Cifras que permitieron a McDonald's reducir su beneficio y con ello, su carga fiscal, aunque presuma de cumplir "con todas las obligaciones fiscales en España", claro está, pero le falta añadir que hacen todo lo posible para que estas tengan la mínima cuantía.

Aunque hay más, pues el gigante norteamericano de comida rápida elude también pagar impuestos en Francia. Concretamente el periódico L'Express dio las cifras de esta evasión desde 2009: transfirió 2.200 millones de su cifra de negocios a las sociedades situadas en Luxemburgo y Ginebra (Suiza). Además la compañía McD Europe Franchising, con sede en el Gran Ducado, recibe un canon (4% de los ingresos para la publicidad y 10-20% en comisiones de explotación) de las franquicias europeas y pasa una parte a la multinacional.

En este tema de la ingeniería fiscal conviene no olvidar la postura de Bruselas, que se plantó e incluyó a Amazon en la 'lista negra' de Apple, Starbucks y Fiat. Mientras, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) ve que amenaza el equilibrio económico y hace gala de sentido común: las compañías deben pagar impuestos allí donde generan sus ganancias.

Cristina Martín

[email protected]