Al parecer, el Partido Popular Europeo (PPE), la democracia cristiana paneuropea, donde está suscrita el Partido Popular español, quiere 'fichar' a Mario Monti (en la imagen), primer ministro italiano. Para Europa, el bueno frente al malo Berlusconi.

La verdad es que si don Silvio el rijoso se dedicara a penar en lugar de sobar, y a hacer televisión en lugar de telemierda (al menos en España Tele 5 y Cuatro, que en Italia se modera más) sería un buen presidente. Tiene claro que Alemania se está cargando Europa en su propio beneficio y que el egoísmo prusiano está poniendo contra las cuerdas, no ya a otros países socios sino al proyecto mismo europeo que se apoya en la solidaridad.

En cualquier caso, lo curioso es que el PP quiera fichar a Monti, uno de los más conspicuos representantes en Europa del Nuevo Orden Mundial (NOM). Ya he escrito que prefiero hablar de NOM porque me paree la cara moderna y actual de la Masonería. Las logias han pasado de moda, aunque siguen existiendo y conspirando, y es la nebulosa NOM la que ha recogido el testigo del relativismo filosófico y del odio a la Iglesia.

Las pruebas: Monti es miembro destacado del club Bilderberg, el NOM más visible, aunque quizás no el más importante. Íntimo de nuestro Juan Luis Cebrián y de José Manuel Entrecanales, los dos representantes Bilderberg en España, los que deciden qué dos españoles acuden cada año a las reuniones del Grupo.

Otrosí: Mario Monti es miembro de la Trilateral, ese enjuague mundialista que intenta el Gobierno mundial a través de la ONU y de la globalización de los mercados financieros. Es decir, que tira a masoncete ultra capitalista.

Y lo más importante: Monti es miembro del Instituto Tavistock (cuando menos conocido es un elemento del NOM más importante y más peligroso). Manuel Guerra, el mejor experto español en sociedades secretas, y en su último libro Masonería política y Religión, explica que el objetivo de Tavistock (hoy rebautizado Instituto Tavistock de Relaciones Humanas, con sede en la plaza londinense del mismo nombre) consiste en "terminar con la resistencia psicológica de las personas y hacerle incapaz de oponerse a los dictámenes de la globalización y del Nuevo Orden Mundial (NOM)". En concreto: a los "nuevos derechos de la ONU", en el plano ideológico, y a las exigencias de los mercados financieros, en el plano económico. ¿A que ahora entienden mejor la política de Mario Monti? Y es que la psicología, es decir, el lavado de cerebro Tavistock, da para mucho. No en vano, el instituto nació como una clínica psiquiátrica financiada por las Fundaciones Rockefeller y Ford. Hoy cuenta con 10 instituciones, 400 sucursales y 3.000 equipos de investigación dedicados a eso: al lavarle el cerebro a la humanidad desde el pensamiento único vigente: relativismo, laicismo, globalización y capitalismo financiero.

Oiga, y hablando del PPE, al Instituto Tavistock, tiene entre sus miembros, además de Monti, al tecnócrata griego y jefe del Gobierno heleno Giorgos Papademos, asimismo impuesto por la Troika sin pasar por las urnas y el mismísimo presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi.

En resumen, ¿seguro que Mario Monti debe entrar en la Internacional Democristiana Europea? Porque éste no es democristiano: ni de cintura para arriba ni de cintura para abajo.

Eulogio López

[email protected]