La solidaridad, para paliar la catástrofe natural producida por el tifón Haiyan en Filipinas, es muy urgente. Entre las muchas campañas publicitarias para recaudar fondos y aliviar la indigencia de los afectados se encuentra La Fundación a la Iglesia Necesitada que, bajo el eslogan "Emergencia en Filipinas" "Necesitan de tu caridad para seguir viviendo.  Necesitan de tu oración para no perder la esperanza". Las cuentas bancarias donde se pueden ingresas los donativos son: Banco Popular 0075-0080-17-0601667548. Banco Santander; 0049-2674-59-2814342966. La Caixa; 2100-2415-42-0200140293.

También la Obra Social La Caixa ha iniciado otra campaña de publicidad bajo el eslogan; "Mas de diez millones de personas afectados por el tifón Haiyan". Se pueden llevar a cabo los ingresos a través de la cuenta de La Caixa; 2100-5000-53-0200051847.

Asimismo, el Banco de Santander ha iniciado otra campaña publicitaria bajo el lema: "Juntos podemos ayudar a Filipinas. Colabora". La entidad bancaria ha habilitado la siguiente cuenta solidaria: Cáritas 0049-0001-53-2110022225.

El valor de este testimonio gráfico, tomado en el municipio filipino de Tacloban, atormentado por el tifón Haiyan que se ha enfurecido con el país asiático. Se pueden contemplar a centenares de supervivientes víctimas de un desastre natural tan descomunal, esperando recibir comestibles y agua potable, en los lugares de aprovisionamiento. Lo contrario de otras fotografías de indigentes asaltando los camiones de ayuda humanitaria o saqueando los víveres de los supermercados. He aquí un cuerpo social que funciona como tal y no como un conjunto de individualidades en lucha por la supervivencia. Vale la pena observar la actitud solidaria (el orden como forma de solidaridad) de quienes, además de sufrir hambruna y deshidratación, han padecido la experiencia de la pérdida de sus seres queridos.

Abastecimiento de las necesidades mas primarias, la solidaridad con los indigentes y desamparados, es una realidad. La ayuda humanitaria es un bien que engrandece el alma y llena de paz el corazón. Vive con generosidad tu aportación económica para tener la alegría de ayudar a los más desvalidos.

Clemente Ferrer

[email protected]