Cáritas ayudó en 2010 a 1.633.499 personas en España, un 4,3% más que en 2009

 

La Navidad se presenta dura para los pobres y las personas sin hogar en España. Como informamos en su día, España y los españoles somos cada vez más pobres.

Según recogía hoy Invertia, la Encuesta de Condiciones de Vida, que publicó el Instituto Nacional de Estadística (INE) en octubre de 2011, constata que los españoles están cada vez más endeudados. Además, casi dos de cada tres familias llegan a fin de mes con dificultades debido a su situación económica, según revela el Indicador de Confianza del Consumidor (ICC) de noviembre de 2011, que ha elaborado el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS).

El 21,8% de los hogares españoles está por debajo del umbral de riesgo de pobreza y cuenta con menos de 627 euros mensuales por persona para subsistir. La precariedad en los salarios -el salario mínimo interprofesional de 2011 está en los 641,40 euros al mes-, la crisis económica y el aumento del desempleo ha llevado a que muchos españoles se vean abocados a sobrevivir con sueldos, pagas o pensiones de 600 euros al mes. Más de 5.000.000 de personas en España perciben unos ingresos que se sitúan por debajo del salario mínimo, en 6.603 euros anuales o, lo que es lo mismo, 18,34 euros al día. Además, en 2010, el ingreso medio por persona alcanzó 780 euros al mes, un 3,8% menos que la cifra registrada en 2009.

Para intentar paliarlo en parte, un año más, la acción sociocaritativa de la Iglesia Católica -Cáritas Española- es muy importante. En 2010, Cáritas ayudó a 1.633.499 personas en España, un 4,3% más que en 2009. Además, atendió durante ese mismo año a unas 75.000 personas sin hogar. Asimismo, invirtió 247,5 millones de euros en 2010 en sus distintos programas sociales, lo que supone un incremento del 7,5% (17,5 millones sobre 2009).

Como señaló Sonia Olea, responsable de Personas Sin Hogar de Cáritas Española, "las personas en situación de sin hogar viven de forma extrema y cotidiana la pobreza y la exclusión social. Por ello son discriminadas y excluidas". "Esto las convierte en 'personas indignas'. La discriminación que sufren les limita el acceso a los derechos fundamentales. Su aspecto o forma de comportarse son una barrera para el resto de la sociedad, que no toma en cuenta su situación social y su sufrimiento: dormir en la calle, hablar solos, estar enfermos, la falta de higiene".

Esperemos que el año 2012 traiga más prosperidad a los españoles, especialmente los más necesitados.

Andrés Velázquez

[email protected]