• Un total de 199.569 empleados se vieron afectados por un ERE en los seis primeros meses del año, frente a los 235.161 del mismo periodo de 2012.
  • La mayor parte provenían de la industria (92.439) y los servicios (86.338).
Un total de 199.569 trabajadores se vieron afectados por un expedientes de regulación de empleo (ERE) en los seis primeros meses del año, en contraste con los 235.161 trabajadores del mismo periodo de 2012, según datos provisionales del Ministerio de Empleo, que lidera Fátima Báñez (en la imagen).

Así, el número de trabajadores afectados por EREs autorizados por las autoridades laborales o comunicados a estas bajó un 15,1% entre enero y junio en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Además, los procedimientos de regulación de empleo autorizados/comunicados descendieron un 13,3% en comparación con el mismo periodo de 2012, hasta sumar 15.542 procedimientos, frente a los 17.927 de un año antes. Las empresas afectadas, por su parte, sumaron 12.419, un 18,9% menos.

De esos 199.569 trabajadores afectados por EREs, seis de cada diez, es decir, 124.585 trabajadores, se vieron envueltos en un procedimiento por causas económicas.

La previsión de pérdidas utilizada por las empresas para justificar un ERE afectó a 3.007 trabajadores y otros 91 se vieron inmersos en este procedimiento por alegar la administración pública en la que trabajan o trabajaban "insuficiencia presupuestaria".

Por otro lado, los trabajadores afectados por ERE de causas técnicas sumaron 5.013 hasta junio, los afectados por causas organizativas totalizaron 13.448, los de producción ascendieron a 55.202 y los de fuerza mayor, 1.321.

Hay que destacar también que la mayor parte de los trabajadores afectados por ERE autorizados/comunicados hasta junio provenían de la industria (92.439) y los servicios (86.338). En la construcción, los afectados sumaron 19.571 y en la agricultura, 1.221.

Cabe la posibilidad de interpretar este buen dato en la disminución de EREs como un posible 'brote verde', terminología que no gusta un pelo al actual Gobierno por sus connotaciones 'zapateriles'. No obstante, el número de parados en España es de tal calibre que tampoco es como para echar todavía las campanas al vuelo ni frivolizar sobre el asunto del paro.

José Ángel Gutiérrez

[email protected]