Según Rajoy 2013 resultará mejor año que 2012 y, en cualquier caso, empezará peor que acabará.

Con ello, el presidente del Gobierno quiere decir que el déficit fiscal se está encauzando. Y es cierto, Zapatero derrochó y Rajoy (en la imagen) ahorra. Ahora bien, lo importante no es controlar el déficit y la deuda públicos. Mejor. Sí es importante pero no deja de ser un medio para que la economía remonte y se creen puestos de trabajo. Pero es eso: un medio, no un fin.

Por tanto, y siempre que los mercados financieros no nos extorsionen más de lo debido, 2013 servirá para que mejore la economía española pero no la economía de los españoles.

Especialmente, porque la política del Gobierno Popular ha consistido más en aumentar los ingreso del Estado que en reducir sus gastos. Por eso ha subido todo tipo de impuestos y tasas, por lo que la economía privada, las de familias y empresas, que es la que crea empleo, no tiene dinero para crearlo.

Ya sé que en cuanto el Ejecutivo ha metido la tijera (Educación, Sanidad, etc.) le han caído golpes de todos lados, porque somos una sociedad acostumbra a vivir del Estado desde la cuna a la tumba. Pero para eso les votaron sus votantes: no para aumentar impuestos sino para reducir gastos.

Otrosí, por las mismas razones, no es el Gobierno quien está solventado la economía pública, sino los particulares, a costa de pagar impuestos abusivos y a costa de apretarse el cinturón. Con esta política son los españoles quienes trabajan para el Gobierno, no el Gobierno quien trabaja para los españoles.

Eulogio López

[email protected]