Buenos resultados antes de dar paso a su previsible sucesor, Antonio Huertas

 

Por el momento, entre Martínez y Rato no hay química.

MAPFRE es ya un acorazado que crece a buen ritmo. Sus resultados de 2010 son buenos: los ingresos consolidados crecen un 8,7% y en España crece un 1,4% a pesar de que el sector se cayó un 4%. Ahora es el líder del seguro en España, en Iberoamérica, presente en 43 países y con 36.744 empleados y 5.300 oficinas. Entregará a su accionista 15 céntimos de euros por acción, un 4% más que el año anterior, una rentabilidad del 6%, que no está mala. Y eso que MAPFRE nunca despertará en bolsa porque la Fundación MAPFRE posee el 65% del capital, por un 15% el Banco Financiero y de Ahorro. Esto significa que el capital flotante es del 20%, poco. En cualquier caso, no parece que el Consejo vaya a sacar a bolsa más paquetes.

Otra de las claves de MAPFRE es su espíritu conservador, una de las dos claves de su éxito (la otra de la calidad del servicio, es una compañía más cara pero tiene contentos a sus clientes). Podría forzar más el beneficio pero no lo hace.

Acuerdos con Caja Madrid. Ahora Banco Financiero y de Ahorro (BFA) tendrá que replantearse la alianza. Todavía no están de acuerdo. La decisión tendrá que tomarla Caja Madrid porque Martínez rara vez toma la iniciativa, prefiere que vengan a él. Y a nadie se le oculta que BFA tiene más necesidad de liquidez que MAPFRE. Eso sí, podría suceder que Caja Madrid optara por vender su 15% de MAPFRE y sus participaciones en las filiales (por ejemplo en Hispanoamérica), o incluso el Banco MAPFRE, que tampoco ha dado unos resultados formidables.

En cualquier caso, no parece que a MAPFRE le gusten las alianzas demasiado estables. Invertirán, pero no pretenderán hacerse con el control de cajas de ahorros reconvertidas en bancos. Vamos, que les gusta ser independientes.

Y por cierto, Bankinter no se ha dirigido a nosotros para ofrecer Línea Directa.

En cualquier caso, durante la presentación de resultados 2010, el presidente de MAPFRE no aceptó muchas críticas: tenía un especial interés en explicar las cuentas de su penúltimo ejercicio como presidente, porque se marchará a primeros de año cuando cumpla los 65 años. Y parece claro que  su sucesor será, más que probablemente, Antonio Huertas, con experiencia internacional y que mantiene el mismo estilo de gestión que Martínez. Por cierto, que con su marcha se jubilará también toda una generación de directivos de MAPFRE. Huertas cuenta con 48 años. Sólo Ignacio Baeza podría disputarle el cargo y no parece.

Por lo demás, la Fundación MAPFRE mantiene una obra benéfica interesante, aunque más cultural que social.

Comunidades MAPFRE en zonas de Iberoamérica, en las que se dará una comida diaria a niños hambrientos, un dispensario médico y un mínimo de educación. Ese es el camino.

Eulogio López

[email protected]