Pretende combatir hasta el año 2015 el sida, la malaria y otras enfermedadesLa Organización No Gubernamental para el Desarrollo (ONGD) católica Manos Unidas presentó recientemente la campaña 'La salud, derecho de todos: ¡actúa!', en la que comunicó que trabajará para reclamar, y dar a conocer entre la sociedad española, el sexto de los Objetivos de Desarrollo del Milenio: combatir, para el año 2015, el vih/sida, la malaria y otras enfermedades.

La presidenta de Manos Unidas, Myriam García Abrisqueta, explicó que ésta no va a incidir sólo en el Sida o la malaria, que siguen causando millones de muertos cada año, sino también en otras muchas enfermedades, como la tuberculosis u otras de origen tropical, que afectan a 1.000 millones de personas en el mundo.

García Abrisqueta apuntó que Manos Unidas va a luchar contra esos males y contra la pobreza y la falta de recursos básicos, que llevan a la muerte a millones de personas, porque el derecho a la salud, recogido y proclamado por la declaración de los Derechos del Hombre, y por constituciones y cartas magnas, no puede ni debe ser sólo un derecho para los países más ricos. El derecho a vivir es inherente al ser humano, sea cual sea su situación social, nacionalidad o lugar de residencia.

Con toda la buena intención que Manos Unidas pone en erradicar la pobreza y combatir las enfermedades -algo que por supuesto hay que hacer-, respecto a los objetivos del Milenio para el Desarrollo no está de más recordar lo que Juan Claudio Sanahuja ha publicado en Noticias Globales: que el documento final de reunión plenaria de alto nivel de las Naciones Unidas sobre los Objetivos de Desarrollo del Milenio, no deja margen para interpretaciones optimistas en cuanto al respeto del orden moral objetivo.

Andrés Velázquez
[email protected]