Banqueros y periodistas sienten un reverencial respeto hacia la figura del Banco de España y de su gobernador.

Afortunadamente, le están perdiendo el respeto, que bien era temor reverencial. Digo afortunadamente porque el Banco de España es una entidad que funciona al margen del Estado de Derecho. Vamos, que hace lo que le viene en gana. Mientras lo haga bien, todos nos callamos pero el problema es que el actual gobernador Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha creado un problema donde no lo había. MAFO ha conseguido que un sistema bancario como el español, mucho más solvente que el europeo, que no estaba en crisis entre ahora, de verdad, en crisis.

La portavoz parlamentaria del Partido Popular, Soraya Sáenz de Santamaría, candidata a ser vicepresidenta primera en el Gobierno Rajoy, lo tiene claro: el responsable de la supervisión bancaria no puede decir que la CAM sea lo peor de lo peor, cuando él era el encargado de supervisar la CAM y cualquier otra entidad crediticia.

Al actual gobernador, políticos y banqueros empiezan a perderle el respeto: ¡Menos mal!

Eulogio López

[email protected]