Los procesos de fusión no marchan y, además, no hay dinero en el mercado

 

El subgobernador del Banco de España, Javier Aríztegui, ha cerrado el curso de la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE), que ha convertido a Santander durante la última semana en el epicentro del mundo económico.

El absurdo proceso de conversión de cajas de ahorros en bancos no sólo va más lento de lo que debiera, sino que amenaza ruina. Por eso, Aríztegui dará una prórroga. El 30 de septiembre las entidades tendrán que haber elegido su camino y mostrado su proyecto, sí, pero no necesitarán haber firmado nada. El Banco de España les concede -así se ha hecho público el viernes 17- tres meses más, hasta el 31 de diciembre, por razones operativas y hasta medio año -hasta el 31 de marzo de 2012- para aquellas cajas que salgan a cotizar. Esto supondrá un excelente balón de oxígeno para la Bankia de Rodrigo Rato, clave de todo el proceso.

Eso sí, el gobernador Fernández Ordóñez (MAFO se mantiene en sus trece en lo referente a ofrecer más dinero del FROB para apoyar los procesos, tal y como le solicitan desde todo el sector, apoyado en las cifras comparativas, según las cuales, España es el país que menos dinero público ha destinado a la reconversión bancaria, en comparación con la Unión Europea. En eso y en que el Gobierno español exige a sus bancos, y sobre todo a sus cajas, una capitalización que ningún otro Gobierno exige a sus entidades.

Miriam Prat

[email protected]