Maduro también es seguidor de las enseñanzas del líder espiritual indio Sathya Sai BabaEl presidente encargado de Venezuela, Nicolás Maduro, ha criticado a la "burguesía" por no respetar su "espiritualidad" por las burlas que se han sucedido desde que el pasado martes aseguró que el difunto presidente Hugo Chávez se le apareció en un "pajarito chiquitico".  "Lo vi, me dio alegría y le silbé. El pajarito se sorprendió, volvió a silbar, me dio una vuelta y se fue. Sentí el espíritu de mi comandante Chávez, dándome la bendición y protegiéndome para esta batalla. Así lo sentí", ha detallado.

"Me dio tres vueltas acá arriba", detalló, imitando incluso el sonido y el aleteo de un ave. El mandatario interino ha interpretado esta supuesta aparición como "una bendición" de su antecesor en el cargo de cara a las elecciones presidenciales del 14 de abril.

Y como la gente tiene muy mala uva -y porque el tema se presta a la chanza, para qué vamos a negarlo-, desde entonces, en las redes sociales -principalmente Twitter y Facebook- se han publicado numerosas imágenes de burla sobre la supuesta aparición de Chávez a Maduro, que han suscitado la respuesta del presidente encargado.

Maduro ha defendido que "tiene derecho a sentirse así". "Me sucedió y me siento feliz de que me haya sucedido", ha sostenido. "El problema es que la burguesía no respeta nada". Además, ha indicado que se trata de "un momento íntimo" de su "espiritualidad".

Recordemos también que Nicolás Maduro es seguidor de las enseñanzas del popular líder espiritual indio, Sathya Sai Baba, fallecido en 2011 a los 84 años. Sai Baba, cuyo verdadero nombre era Sathyanarayana Raju, tiene millones de seguidores en todo el mundo entre ellos políticos, actores y deportistas, que siguen sus enseñanzas basadas en «la universalidad del amor, la verdad y la paz». El hombre fuerte del chavismo estaba convencido de los beneficios que podía reportarle la compañía del famoso santón, informaba El Mundo.

Pues claro que respetamos su espiritualidad y sus creencias, señor Maduro. Lo que no está bien es tratar de engañar con cosas como las del 'pajarico' a muchos venezolanos ingenuos que por falta de cultura se lo pueden tragar. Es decir, no está bien manipular a las masas.

Y también es de dar de comer aparte sus acusaciones a la 'burguesía', que demuestran que Maduro -y antes Chávez- se mueven en claves marxistas claramente superadas por la historia.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]