Y encima la Generalitat le abre el puerto de Barcelona para invertir-Ya en 2008 intentó comprar Repsol pero el CNI frenó la operación por las supuestas relaciones de sus directivos con la mafia rusa.

El diario ABC dedica un magnífico reportaje a la noticia. Artur Mas, el pasado viernes, estaba radiante cuando posaba para los fotógrafos junto a Vaguit Alekperov, supuestamente relacionbado con la mafia rusa según informes policiales citados por ABC, y presidente de Lukoil, la polémica petrolera rusa que ha conseguido, tras dos intentos fallidos, penetrar finalmente en España.

Lukoil ha logrado sus fines mediante la inversión en una nueva terminal petrolífera situada en el Muelle de la Energía'. Para ello ha establecido una joint venture denominada Meroil Tank junto a Meroil, cuyo Presidente José Luis Porté, ha definido la terminal como la instalación logística petrolífera más grande e importante del Mediterráneo". La terminal cuenta con un total de 13 tanques con una capacidad de almacenamiento de 360.000 metros cúbicos en una superficie de 40.000 metros cuadrados. Meroil Tank está conectada con la red de oleoductos de CLH y dispone de ocho puntos de carga, con capacidad para prestar abastecimiento a 400 camiones cisterna por día. Desde aquí, Litasco distribuye gasóleos, jet para la aviación y biodiesel. La capacidad total de la terminal es de un millón de metros cúbicos.

El que la sigue la consigue. Lukoil llevaba intentando invertir en nuestro país desde hace más de diez años. En el 92 sus intentos de crear una red de gasolineras en nuestro país, de manos de la empresa española Sarmet on Plus, fracasaron de forma estrepitosa. Sarmet on Plus intentó quedarse con la denominación de Lukoil para Europa, amén de haber registrado tres firmas sin su consentimiento para la explotación de las gasolineras. De  hecho, Lukoil llevó a los tribunales a Sarmet on Plus y ganó.  Lo curioso del caso es que el presunto capo de la mafia rusa Tariel Oniani, extraditado el pasado año a España para declarar, y actualmente en prisión en Rusia, participó en las conversaciones entre ambas empresas.

La tenacidad y resistencia es una característica del pueblo ruso. Hace cuatro años intentaron entrar en REPSOL mediante la compra del paquete de acciones de Luis del Rivero, propietario de Sacyr-Vallehermoso. Según ABC los servicios de Inteligencia españoles frenaron la operación, ante las sospechas reflejadas en un documento de la Fiscalía Anticorrupción de que el número uno de la mafia georgiana, Zakhar Kalashov, condenado por el Supremo, era propietario de una parte importante de Lukoil. Según ha publicado ABC, que recoge testimonios de fuentes de la investigación, Zakhar Kalashov llegó a aparecer como asesor del presidente Vaguit Alekperov, el mismo que se ha hecho la foto con Mas. Alekperov también tiene lo suyo. Según ABC su nombre apareció en documentos del Ministerio del Interior Ruso como "un miembro de un grupo criminal organizado dedicado al tráfico de armas y estupefacientes". Una situación similar es la del director de Lukoil Market, Guennadi Bogomolov, acusado en 1997 por el exministro ruso del interior de ser  el supervisor de la Tyumenskaya, mafia rusa erradicada en San Petesburgo.

Lo más grave de todo es que en las investigaciones sobre el asesinato en 1999 del presidente de la petrolera Grupo Industrial Financiero Báltico (GIFB), Davel Kapish, con dos lanzagranadas y fusiles automáticos, el fiscal manejó entre sus hipótesis de investigación la posible participación en el crimen, como inductor, de algún responsable de Lukoil, interesada en adquirir un paquete accionarial de GIFB. Y lo pudo conseguir después de la muerte de Kapish.

Con todos estos datos en la mano, Zapatero frenó la entrada de Lukoil en REPSOL. Tampoco Mariano Rajoy veía con buenos ojos el asunto, e incluso hizo una interpelación parlamentaria al entonces Ministro de Industria. Sin embargo, todo parece haberse olvidado cuatro años después. Artur Mas pontificaba en el Puerto de Barcelona el viernes  en declaraciones recogidas por  El Diario del Puerto  aseguraba que "unos nos bajan el rating y otros siguen invirtiendo aquí y las empresas solo invierten si hay confianza… El conjunto de España está en un momento en el que, si nos atenemos solo a lo que se dice, no es para tener mucha confianza. Pero si estamos más pendientes de lo que se hace, hay muchos mayores motivos de confianza de cara al presente y de cara al futuro". La llegada de Lukoil era el resultado de que "exista una capital como Barcelona y un país como Cataluña". El presidente de Lukoil, por su parte, aseguró que "se trata del primer proyecto, pero no del último" y manifestó que siguen buscando oportunidades en España.

Andrés Velázquez

[email protected]