• El Banco de España controla ahora un 10% del sistema bancario español.
  • Sólo le quedan las cajas rurales, banco pequeños, las entidades profesionales y Caja Laboral.
  • Encima, Antonio Carrascosa será el hombre fuerte de España en Francfort, desde el Mecanismo Único de Resolución. Restoy ha perdido esa batalla. 
  • El último gobernador dirige ahora un ejército de oficiales sin tropa.
  • ¿Y el glamour del cuerpo de inspectores En Francfort, bien, gracias.
  • Eso sí, el Banco de España seguirá siendo el centro de estudios económicos más importante de España.
  • Aunque Draghi también pretende arrebatarle hasta esa primacía.

Luis María Linde (en la imagen) puede convertirse en el último gobernador. Del Banco de España, se entiende. La crisis bancaria y la Unión Bancaria europea, así como la creación del MUS (Mecanismo Único de Supervisión) y del MUR (Mecanismo Único de Resolución), le han dejado reducido a general de un ejército de oficiales sin mando en tropa.

Cuando el ministro Luis de Guindos anunciaba -viernes 28 de noviembre- la aprobación por parte del Consejo de Ministros, de la adaptación al Mecanismo Único de Resolución Bancaria (MUR) se cerraba la época más glamourosa del caserón de Cibeles. Bien podemos decir que Luis María Linde se convierte en el último gobernador del Banco de España.

Ahora mismo, el caserón de Cibeles (excluidos los inspectores trasladados a Francfort) tendrá poder supervisor sobre algo menos del 10% del sistema bancario español. Y lo más importante: será Antonio Carrascosa, no Fernando Restoy, el hombre de España en Francfort para ese mecanismo que afrontará cualquier crisis bancaria y, sobre todo, para el fondo europeo conjunto, encargado de pagar y decidir sobre cualquier crisis bancaria… relevante.

Carrascosa, hombre de Guindos y del Ministerio, no Fernando Restoy, subgobernador y hombre de Luis María Linde. El intento de Restoy de suceder a Linde cuando acabe su mandato sigue en pie, pero es un delfín que no opta a monarca del poderoso Banco de España, sino a soberano de un pequeño principado. Control sobre algo menos de un 10% del sistema financiero.

¿Qué poder le queda a Linde Pues no mucho. Lo más relevante del Banco de España a partir de ahora, perdidas la soberanía monetaria, la función supervisora y la gestión de crisis, se circunscribe al Servicio de Estudios, el mejor centro de análisis económico del país. 

Y no se crean, porque Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE), está empeñado en potenciar el Servicio de Estudios del BCE. Por ahora, no deja de ser un recipiente de distintas ideas, no un centro de pensamiento unificado. No deja de ser un parlamento para enfrentamientos permanentes entre economistas centroeuropeos y sureños. Pero Draghi pretende que acabe eclipsando a los servicios de estudios de todos los bancos centrales… sobre todo del Bundesbank.

Por decirlo de otro modo: ahora mismo, Jaime Caruana, desde el BIS de Basilea, es un señor mucho más influyente en el sistema financiero mundial que Luis María Linde. Como de aquí a Lima.

Eulogio López

[email protected]