Según el presidente de CONCAPA, los que apoyaron la ley educativa actual no tienen fuerza moral para oponerse al proyecto WertLa Confederación Católica de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA) ha analizado los datos facilitados por el Informe de la IEA (International Association for de Evaluation of Educational Achievement), en el sentido de que los niños españoles de Primaria están por debajo de la media de la OCDE en Lectura, Matemáticas y Ciencias. Ante estos datos, y en declaraciones a Hispanidad, el presidente de CONCAPA, Luis Carbonell, pide al Gobierno que se realicen "cambios sustanciales" en la nueva reforma educativa que acometa este grave problema y se refuerce la Infantil y la Primaria.

"Como ya se ha comprobado en todos los informes nacionales e internacionales, el fracaso escolar en Secundaria se gesta en la Infantil y la Primaria", por lo que CONCAPA "solicita que se adopten medidas innovadoras (además de las dos evaluaciones sin efectos académicos) en este sentido, especialmente a la hora de reforzar las materias troncales", afirma Carbonell.

Además, Carbonell ha mostrado su desacuerdo con aquellos que se oponen a la reforma sin plantear alternativas constructivas, "teniendo en cuenta que, además, están defendiendo un sistema educativo obsoleto, que durante más de 20 años ha sido incapaz de mejorar nuestros resultados en el ranking internacional".

Ha añadido que "sindicatos y asociaciones que promueven la oposición a esta ley muestran una total incoherencia cuando durante todos estos años han apoyado sin censura alguna el sistema educativo anterior que nos ha llevado a tan pésimos resultados".

"El sistema educativo de la LOGSE nos ha sumergido en un grave fracaso escolar en todos los niveles educativos, por lo que es preciso plantear un cambio radical del sistema. Frente a quienes persisten en el error de seguir en esa línea, CONCAPA considera que hay que apostar claramente por la libertad de elección de centro y el derecho de los padres a elegir la educación que quieren para sus hijos, incluida la asignatura de religión, equiparable con el resto de las materias y con una alternativa para los que no deseen cursarla", afirma Carbonell.

También ha destacado que, con la reforma educativa de Wert, "la asignatura de Religión es, además, de libre elección (voluntaria), frente a quienes pretendieron la obligatoriedad para todos de una asignatura como la Educación para la Ciudadanía".

Finalmente, Carbonell ha instado a la sociedad española "a seguir planteando opciones que mejoren el Anteproyecto, para conseguir un sistema educativo de calidad que beneficie la formación de nuestros hijos, frente a los que buscan intereses políticos y fines que no son precisamente la formación y el interés del alumno".

José Ángel Gutiérrez
[email protected]