• Y la huelga -según los sindicatos, todo un éxito-  "tiene un claro carácter político y no tiene ninguna finalidad clara".
  • No obstante, el presidente de la Confederación Católica de Padres de Familia y Padres de Alumnos opina que seguir con la ley de educación del Gobierno de Zapatero (LOE) es "mucho peor".
  • Carbonell reclama al Gobierno "más ambición" para mejorar la educación, con medidas "también en infantil y en primaria" para mejorar la calidad de la enseñanza.
La Plataforma por la Escuela Pública ha convocado hoy jueves una huelga en todos los niveles educativos -desde Infantil y Primaria hasta la Universidad- exigiendo la restitución inmediata de los fondos recortados a los presupuestos de Educación, la retirada del anteproyecto de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad de la Educación (LOMCE) y la dimisión del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert.

En declaraciones a Hispanidad, el presidente de la Confederación Católica de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA), Luis Carbonell (en la imagen), ha mostrado su desacuerdo con esta huelga: "La huelga tiene un claro carácter político y es una huelga sin ninguna finalidad clara". Denuncia la inconveniencia de este paro pues "ya se han perdido muchas horas de clase. Puedo comprender que alguien se queje. Pero quéjate un sábado o sin perder horas de clase. Lo que no puede ser es que en época de exámenes perjudiquemos a los estudiantes planteándoles ese tipo de cosas".

En opinión de Carbonell, seguir con la ley de educación del Gobierno de Zapatero (LOE) es "mucho peor". "Este Gobierno o cualquier otro tiene que reformar la educación en España; y atreverse a acertar o equivocarse, pero hay que hacerlo". En su opinión, España no puede seguir con este sistema educativo en el que hay un porcentaje entre un 25 y un 30% de fracaso escolar.

El presidente de CONCAPA también se queja de la LOMCE pero al contrario de los convocantes de la huelga, lo hace porque "es muy poco ambiciosa y se pierde la oportunidad de hacer una ley atrevida, innovadora, donde haya una voluntad de cambiar el estado de cosas en la educación". Es una ley, por tanto, que "se queda muy corta". Carbonell coincide con los huelguistas en oponerse a los recortes, pero exige "un mejor gasto y una mayor transparencia".

Asimismo, Carbonell se reclama al Gobierno "más ambición" para mejorar la educación, con medidas "también en infantil y en primaria" para mejorar la calidad de la enseñanza.

José Ángel Gutiérrez
[email protected]